Print Friendly Version of this pagePrint Get a PDF version of this webpagePDF

domingo, 3 de mayo de 2015

Una cuenta, dos cuentas, tres cuentas.... Mejor un hashtag!!!

Parece que Twitter lleve entre nosotros una eternidad y no ha cumplido 10 años todavía. La conocida red de microblogging a golpe de 140 caracteres tiene más de 500 millones de usuarios y cada día se escriben más o menos 65 millones de tuits.

Y entre tanto usuario y tanto tuit, es necesario ir creando más y más usuarios????

Me hice esta pregunta hace unas cuantas semanas al leer que la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SEMFYC) había decidido "dinamizar sus canales digitales" creando nuevos perfiles en redes sociales. La noticia decía textualmente:

"...nuevos perfiles de la semFYC en Twitter: uno internacional y otro de atención al socio. El primero de ellos ya se puede seguir, @semfyc_int, es un nuevo canal dirigido a la comunidad internacional de especialistas en Medicina de Familia y Comunitaria. El de atención al socio, semFYC responde, llegará próximamente y estará dedicado en exclusiva a dar respuesta a las dudas de sus cerca de 20.000 socios y socias." 

Analizando los perfiles que la SEMFYC tiene actualmente en twitter vemos:
  • Perfil corporativo @semfyc: con 12.200 seguidores
  • Perfil internacional @semfyc_int con 156 seguidores
Y parece que no son los únicos que se han lanzado a crear perfiles, así descubrimos @lafarmaciahoy de Faes Farma y seguramente podemos identificar muchas otras cuentas creadas para proyectos de marketing de lo más variopintos. Y adonde quiero llegar, pues que bajo mi punto de vista, ir creando perfiles para proyectos y proyectitos creo que es un error. Me muevo en Twitter desde 2007 y administro varias cuentas corporativas desde 2009 lo que me ha permitido ver pasar Twitter en todas sus facetas y variantes.
Así, a nivel personal tener "algo para tuitear", entablar conversaciones relacionadas con las múltiples y variadas facetas de tu vida y de vez en cuando ofrecer contenido interesante a tus seguidores es tarea ardúa pero posible.
Pon un hashtag en tu vida
Ahora bien, a nivel corporativo, donde el tono y los contenidos son otros, os aseguro que no es tan sencillo "tener algo que decir cada día". Es asequible retuitear contenidos de otros, e incluso fácil si tienes bien identificados referentes e influenciadores del sector en el que te mueves, pero tuitear contenidos propios ya cuesta un poco más (hay que tenerlos). Si además quieres opinar y/o crear opinión eso ya es mucho más difícil (debes conocer temas y el entorno, sin olvidar que en este caso mejor que lo hagas desde dentro de tu Organización que con una empresa subcontratada, pero éste es tema para otro post). 

Por todo ello, una cuenta, otra cuenta y aún otra cuenta más en una misma organización tienen, a mi entender, bastantes inconvenientes:
  • La fragmentación de tu audiencia: seguidores que "se pasan" a la nueva cuenta que parece más atractiva y los pierdes de la cuenta principal.
  • La falta de contenidos para todos los perfiles: para uno es difícil, para dos ya cuesta bastante, a partir del tercer perfil vamos a ser los reyes del retuit o a tuitear en el modo cuentagotas. 
  • Sudor y lágrimas para conseguir seguidores: parecía que con la cuenta corporativa teníamos una buena audiencia y ahora, con la nueva los seguidores llegan muy lentamente e incluso no llegan y conforme pasan las semanas el perfil no despega. 
  • La endogamia del retuit: si tenemos varias cuentas hay contenidos válidos para todas y al final podemos estar retuiteándonos en modo bucle propio.
  • ¿Quién administra las cuentas? O tenemos muchas personas para llevar los perfiles o si la misma persona los lleva todos, en poco tiempo, los tuits confluirán unos con otros.
El dilema/problema no es nuevo, quizás la novedad corresponda al manejo "in company" de twitter. Hace algunos unos años, cuando las cuentas corporativas eran compartidas y dábamos importancia a las personas que las llevaban, tras el tuit se añadía ^mm para indicar, en esta ocasión que el tuit era obra de Monica Moro por ejemplo. Eran tiempos en los que había más tuits originales que retuits, eran los tiempos de las buenas conversaciones  en twitter, eran tiempos sociales más allá del retuit sistemático. Ahora, parece que estemos en una carrera por tuitear contenido/información/links o todo junto, a ver quien tuitea más y a veces incluso sin leer.

Y llegaron  los hashtags, el # que nos permite agrupar conversaciones. Y, aquí quería llegar yo, no es más sencillo, más útil y más participativo usar etiquetas en lugar de cuentas? (que morirán demasiado pronto, seguro!!!). Si usamos hashtags podemos entablar múltiples conversaciones, con múltiples usuarios sobre múltiples temas clasificándolo todo con ese "cuadradillo" mágico. Si lo hacemos así economizaremos esfuerzos, no atomizaremos a nuestra audiencia e incluso, podemos crear tweetups/tweetchats para acalorados, intensos e enriquecedores debates.

Así, pues, pon un hashtag en tu vida y déjate de crear fantasmas digitales!!!!

Puedes añadir el post a tu libreta: