Print Friendly Version of this pagePrint Get a PDF version of this webpagePDF

domingo, 2 de julio de 2017

Dime niño de quien eres todo vestidito de blanco

Y si volviera a vestirme de blanco. Y si volviera a ponerme en guardia en una pista. Y si volviera a empuñar un florete? Y si pudiera rebobinar el tiempo y volver a tener 25 años para tirar, para luchar por la victoria, para aprender en la derrota y sobretodo para disfrutar con la esgrima, mi querida esgrima?

Pol en el Cto. de Catalunya M15
espada masculina 2017
El tiempo inexorablemente, sin prisa, sin ruido,  ha ido pasando, los años en los que todos y cada uno de los fines de semana había competición empiezan a desdibujarse en mi memoria. Ya no me subo a autocares ni a trenes con horarios de locura, ya no visito pensiones ni hostales salidos de las mejores películas de Berlanga. NO, ya NO. Ahora desde la grada disfruto y sufro a partes iguales viendo a Pol  (mi pequeño gran hombre) crecer en las pistas, ahora desde la distancia "desde el público" imagino acciones y tocados que se pasean alegremente por mis recuerdos. Ahora sé que el tiempo y los momentos vividos no volverán, ahora sé que debo vivir la esgrima de otra manera. Llegó el tiempo del sosiego, de mirar y a veces admirar asaltos que ya nunca podré volver a tirar.

Equipo de florete femenino del SAM
de Barcelona campeón de España absoluto
allá por 1982 (16 añitos yo)
Pero... qué daría yo por volver a la pista? Qué daría yo por volver a sentir el guante húmedo en mi mano? Qué daría yo por ponerme la careta y ponerme en guardia ante mi oponente? Qué daría yo por pensar en mi único objetivo: tocar sin ser tocada! A ratos me divierte lo perversa que es la mente, capaz de abandonar el cuerpo y reproducir casi a la perfección acciones largas y complejas sintiendo perfectamente el arma en la mano. 

Y sí, aprenderé a mirar desde la grada, saborearé acciones y tocados, y quien sabe, hasta podría recuperar mi libreta de observación, la que hace un porrón de años me hizo pasear mi maestro Adam Kiss-orski por pabellones europeos observando a las mejores floretistas del mundo. Practicaré tanto como pueda la esgrima contemplativa, respiraré hondo y reprimiré algún grito. 

Dejaré pasar el verano y a la vuelta de las vacaciones, cuando muchos y muchas nos demos una oportunidad para el curso que empieza, cuando nos hacemos buenos propósitos, yo sacaré  mi título de árbitro (o de "Presidente de jurado") y volveré a ponerme ante una pista, esta vez solo para asignar tocados.

Pol subcampeón de Catalunya espada masculina M15 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes añadir el post a tu libreta: