Print Friendly Version of this pagePrint Get a PDF version of this webpagePDF

lunes, 14 de mayo de 2018

Los millennials ya son padres y madres, y lo sabes!!!!!

Enorme sala vacía antes de empezar el debate
El título del post no es del todo mío, la mitad más o menos es de mi buen amigo Fredi, que en las últimas semanas me ha repetido hasta la extenuación que los millennials, aquella generación moderna nacida con las nuevas tecnologías bajo el brazo está a punto de cumplir 40 años. Y sí, ese fue el punto de partida del debate que íbamos a preparar Fredi, Mireia y una servidora. Los tres somos bastante "hiperactivos", que si una ponencia por aquí, una mesa redonda por allí, una clase en un máster, un concierto solidario, una sección del colegio de médicos y mil y una historias más. 
Por ello, vernos en 3D es siempre tarea complicada por lo que, ya hace un tiempo que trabajamos en la multicanalidad extrema de manera síncrona y asíncrona, es decir:
  • Correos electrónicos que van y vienen
  • Carpeta compartida en google drive
  • Grupo de whatsapp
  • Comida de trabajo y grabación de videos (único encuentro presencial)
  • Hangouts periódicos
  • Presentación (tipo powerpoint) a 6 manos
  • Cuestionario con Socrative (gracias al chivatazo de mi millennial particular, mi hija Marina),
Pero, no pasa nada!!! Cuando empezamos con todo esto nuestra primera idea fue sencilla: quitar miedos, dudas y reticencias al uso de los entornos digitales en la medicina de atención primaria. Uy, no os lo había dicho, todo este montaje era para un debate de una hora en el XXXVIII Congreso de la SEMFYC bajo el título: La práctica médica en el s.XXI: ¿analógica, digital o combinada? Buscábamos un debate dinámico, participativo y que provocara, sí, sí que provocara algún movimiento en las personas asistentes acomodadas en sus asientos. Queríamos evidenciar que la generación millennial se ha hecho mayor y que la generación Z, la más jovencita, ya ha cumplico 20 años y se empieza a incorporar paulatinamente al mercado laboral.

Y llegó el día, allí aparecimos los 3 con más tiempo del que acostumbramos Fredi y yo misma, por suerte Mireia es una persona mucho más seria y llega con tiempo suficiente para resolver cualquier contratiempo que se presente. Fuimos a la sala que nos tocaba, nuestra presentación "exportada" a un pendrive tal y como pedía la organización y ahí empezó nuestro calvario. Que si los videos no pueden ir incrustados en el powerpoint, que los videos de youtube hay que buscarlos primero, que si socrative no puede manejarse desde la tarima, que si tal, que si cual, que NOOOOOO. Parecía que hubiéramos desandado 10 años y hubiéramos vuelto a los felices años del powerpoint y el archivo en una memoria portátil. De nada sirvieron nuestras ofertas de proyectar directamente desde Gdrive, de nada sirvió pedir algo tan, tan sencillo como manejar socrative desde la tarima, de nada sirvió trabajar en la nube pues nos pedían bajar de golpe y poner los pies en el suelo antes de las 16h. 

Bueno, pues con mucha paciencia, imaginación y también resignación conseguimos tenerlo todo a punto para el debate. Llegó la hora y nos metimos en faena, encuesta con socrative, diapos con más o menos gracia y videos que nos ayudaban a romper el hielo.  Los 3 nos movíamos con soltura por el escenario y llegamos al final, era el momento de debatir, sólo hubo tiempo para 3 preguntas:
  • Una chica médico de familia en Asturias que empezó diciendo que la gente en las encuestas miente y que tanta tecnología aleja al médico del paciente. A mi me entraron ganas de aplaudirla, toda una millennial con el peso de su generación diciendo semejantes cosas???? 
  • Luego llegó el turno del millennial masculino, un chico que opinó, citas incluidas, sobre la poca utilidad del entorno digital, lo mucho que impedía la relación médico-paciente y alguna que otra perla que ahora no recuerdo. 
  • Me llamaba la atención un médico de pelo blanco y cierta edad en la última fila que insistía de manera insistente a levantar la mano para pedir la palabra y participar del debate. Y cuando finalmente pudo hablar dijo: a mí sí que me ha cambiado la prácctica de la medicina, ahora gracias al entorno digital he dejado de hacer todo aquel trabajo en el que como médico no aportaba nada, ahora, veo regularmente a pocos pacientes a los que puedo dedicarles mi tiempo. 
Y esa última intervención la de todo un representante de la generación X dió la vuelta a la realidad, nos encontramos de golpe ante una ponencia inversa en la que los millennials dudaban y hasta no querían los entornos digitales en salud mientras que "todo un señor de pelo blanco" aplaudía y alababa las buenas cosas de las herramientas y entornos digitales.
Y cuando acabamos nos acercamos y descubrí con inmensa alegría que nuestro defensor digital era Javier Blanquer, tan simpático y entusiasta con los medios digitales como lo estuvo en una ya lejana sesión #salu20 en Alicante, te acuerdas Miguel Angel???? Acabamos satisfechos, yo diría que también victoriosos y antes de salir nos apeteció un #hazteunSELFYC con Javier, nuestro paladín al fondo de la sala!!!!
Selfies 7 años después

#Salu20 en Alicante en 2011

"La vida es como montar en bicicleta. 
Para mantener el equilibro hay que seguir pedaleando". 
Albert Einstein.

domingo, 11 de febrero de 2018

¿Igualdad? ¡Mejor equilibrio!

Arpilleristas
Hoy es el día de la mujer y la niña científicas, mal vamos cuando tenemos que escoger un día para celebrar que hay niñas que quieren ser científicas y mujeres que lo somos. El día coincide con el domingo de carnaval, espero sea solo una coincidencia, pero de un modo u otro, me ha llevado a un trabajillo que tengo entre manos desde hace unos meses. Ya sabéis, coso arpilleras con mi grupo de arpilleristas de Sant Roc y desde septiembre estamos pensando en nuestro próximo reto. Nos apetecía coser por y para mujeres, un run run sonaba en nuestros encuentros: mujeres y derechos humanos, mujeres famosas, importantes, mujeres luchadoras. Así, de lunes en lunes íbamos tejiendo nuestras ideas, nuestras inquietudes. Y tras un par de meses empezamos a ver una luz al final del camino, queríamos coser sobre mujeres disruptivas, conocidas o anónimas, próximas o lejanas, pero mujeres que habían roto algo y "nos dijeran alguna cosa". Se nos ponía cuesta arribar imaginar nuestras arpilleras, no acabábamos de coser ideas, sentimientos y conversaciones. Así, decidí revisar a fondo la historia de unas cuantas mujeres disruptivas y contársela a mis compañeras con la presentación que os incrusto a continuación:


Deciros que con esto he aprendido un montón, además he incorporado peticiones que me hicieron las mujeres: Mónica pon a la Pasionaria, yo soy de Granada, quiero conocer a fondo la historia de Maria Pineda, y Malala, nos lo cuentas? Y así, entre unas y otras seleccionamos unas mujeres que nos inspiraron. Y de Rosmery Mollo, una mujer aymara aprendí que yo tampoco quiero ser igual que los hombres, yo no quiero ser un hombre, ni parecerlo, soy diferente y, al menos yo, quiero seguir siéndolo. Lo que sí me gustó fue la idea de equilibrio, es decir, luchemos por nuestros derechos, por lo que nosotras queremos y no por parecernos e igualarnos a los hombres.

No voy a desvelar de que va a ir mi próxima arpillera, ya lo iréis viendo por aquí, pero os dejo una pista para ir haciendo boca: Tota dona val més quan lletra aprèn (Toda mujer vale más cuando aprende letras).

lunes, 25 de diciembre de 2017

Ser paciente, una profesión como otra cualquiera

Me paseaba yo por twitter hace algunas semanas cuando empezaron a desfilar ante mi tuits de un congreso sobre experiencia de paciente. Me leí algunos, seguí el hilo de otros y llegué a la web que lo promovía, el Instituto de experiencia del paciente, una Sociedad Limitada que asesora y ayuda según dice. Sorprendida por el "invento", hice clic aquí para ver al equipo del Instituto, clic allá para ver al consejo asesor en el que descubrir a buenos amigos y un clic más para intentar comprender a qué se dedica. 

No me ha quedado nada claro que papel juega ni que pretende el citado instituto pero ha sido un buen resorte para volver al blog a escribir. Y digo yo, será que estoy un poco desconectada, que los años empiezan a pesarme o algún cambio que me ha pasado desapercibido pero es como si ser paciente (entendido como una persona que sufre un trastorno de salud) hoy y ahora significase otra cosa. En los últimos tiempos veo talleres, workshops, congresos, blogs y escuelas para pacientes. En los últimos tiempos los pacientes (algunos de ellos) están y participan en las redes sociales y algunos están empoderados y son expertos. Así, a voz de pronto lo primero que me sugiere todo ello es... mucho trabajo para alguien que no está al 100% de salud, no os parece? 

Creía que la máxima aspiración de un paciente era restituir su salud, volver a estar libre de enfermedad y si no fuera posible convivir de la mejor manera posible con su trastorno. Creía que los pacientes querían llevar una vida normal, tan normal como les sea posible, creía que incluso los pacientes querían recuperar su vida profesional. Pero siguiendo todo lo que os comentaba ya no lo tengo tan claro, incluso puedo llegar a creer que algún paciente pueda no querer curarse para no perder esa condición y así poder seguir como conferenciante en sitios mil o como docente en workshops y cursos varios. 

Así, vosotros como lo véis??? ¿Estamos llevando las cosas demasiado lejos? Recuerdo que cuando todo esto del 2.0 empezaba repetíamos que el empoderamiento, corresponsabilidad o como queramos llamarlo no era café para todos, que algunos pacientes quizás prefiriesen seguir en su medicina paternalista. Hoy mi pregunta se ha dado la vuelta como un calcetín, y si, ahora, algunos pacientes optan por una nueva carrera profesional? Sí, sí, de profesión, paciente!!!!

Os recomiendo la editorial que ha escrito Paula Bornachea en la última cordada sherpa, buena reflexión sobre lo que es un paciente del s.XXI

sábado, 11 de noviembre de 2017

¿Quieres un "consejito" de salud?

Últimamente participo poco en twitter y escribo también poco en el blog, en resumen hago lo que puedo en el mundo digital ya que mi mundo analógico está bastante movidito. Si sumo a mi trabajo habitual en el laboratorio, mis partidillos de padel y su gimnasio preventivo, las arpilleras y mis intentos por aprender claqué, el tiempo para tuitear, facebookear, instagramear y otros me queda bastante reducido a pesar de dormir poco. Bueno, a lo que íbamos que me despisto... 

Estaba yo en uno de esos raros momentos de pasar tuit tras tuit en mi timeline cuando se iluminó ante mi un tuit de la Policia Nacional:

El tuit de la discordia
Deciros que quedé perpleja. Les pregunté si querían saturar los servicios de salud y en que se basaban para dar esos consejos. Como podéis suponer nadie contestó. Favoritee el tuit que no paraba de iluminarse en mi cabeza: si tienes "moquillos" ponte una rebequita y ves al médico. Ojito con automedicarte por receta de Internet!!!!!
Horas después quise releer el tuit y ver la reacción que había provocado. Se contaban más de 50 comentarios poco o nada de acuerdo con la faceta de consejos de salud de la Policia Nacional, incluso algunos profesionales de la salud cargaban contra esa extraña manera de hacer salud. Algunos tuits eran verdaderamente ocurrentes




Pero más allá de la crítica, que si no es constructiva no ayuda demasiado me gustaría haceros notar que:
  • El tono utilizado es muy poco apropiado, ni la población es estúpida ni a todo el mundo le gusta lo que algunos llamarían chascarrillo, ni es necesario ni aporta nada.
  • Los "moquillos" la "rebequita" son seguramente las dos palabras menos apropiadas para dar un consejo serio y que genere confianza, son vocablos más propios de un cuento infantil
  • Es de una gran irresponsabilidad facilitar consejos de salud sin más, sin ser profesionales de la salud, sin trabajar en educación para la salud y sin remitirse ni facilitar ninguna fuente fiable. 
La cuenta de twitter de la Policia Nacional tiene más de tres millones de seguidores por lo que, aunque haya mucho cadáver en sus filas, seguro que mucha gente la lee..

Personalmente opino que debemos huir de este paternalismo mal entendido en lo que a educación en salud se refiere. Además, mucho hablar de empoderar a unos y a otros y a la mínima nos sale la vena de papá y mamá!
Y ahora viene la pregunta que seguro que os ronda por la cabeza desde que habéis leído el tuit: ¿Quién puede facilitar consejos de salud? En primer lugar, y como decía alguna de las respuestas al "tuit problema" los profesionales de la salud y cualquier persona que referencie una fuente de salud fiable. 
En todo esto, como en otras muchas cosas, sólo es necesario sentido común que sí, y lo hemos comprobado, a veces, es el menos común de los sentidos.

domingo, 29 de octubre de 2017

Compartir es conectar

Hace 15 días inauguramos la exposición "Arpilleres en acció: refugiats", el resultado del trabajo que el grupo de arpilleristas de la Fundació Ateneu Sant Roc iniciamos en octubre de 2016. Fue a partir de la exposición "Després de les onades" que nos pusimos a hablar y luego a coser; el resultado final han sido 11 arpilleras que miran  a las personas que se ven obligadas a huir de sus casas por hambre, guerras o desastres naturales buscando un futuro mejor.  Mi arpillera quiere representar la playa de Lesbos y como llegan allí las personas que se echan a la mar.
FUGIR - HUIR
Huir de tu casa, de tu pueblo, de tu país, dejar atrás la familia, los amigos, el trabajo. Huir buscando un mejor futuro, pero incierto. Qué valentía que tienen los que lo hacen y atraviesan comarcas hostiles y desconocidas. Y con todo esto en mi cabeza empecé a hacer esta arpillera, sencilla y llana en la que cada puntada era un toque de realidad. La playa de Lesbos, los dinguis llenos de gente, el rescate y la llegada a la playa. En la tela hay tres pequeños mundos: los niños que juegan a pesar de todo, los socorristas de Open Arms que lo dan todo para salvar vidas y un médico atendiendo a un niño que ha conseguido llegar con vida. Qué mal corazón y cuánta realidad, que necesario no olvidar...

Aún contentas y emocionadas por el buen recibimiento de nuestro trabajo, ha llegado el momento de iniciar un nuevo curso y marcarnos un nuevo reto. Estuvimos trabajando con Roberta Bacic, compartiendo y debatiendo sobre arpilleras: que si han de tener o no perspectiva, los materiales a usar, la búsqueda de nuevas texturas y aprovechamos para preguntarnos cual va a ser el tema para este nuevo curso. Propusimos algunos tópicos estábamos francamente indecisas, pero "Mujer y trabajo" tomó impulso. Charlábamos sobre trabajo dentro y trabajo fuera de casa, que si las mujeres "podemos con todo", que si somos esposas, madres, trabajadoras y de repente Roser recordó una arpillera, "La diosa del siglo XXI" y yo recordé, al mismo tiempo, un fenomenal dibujo de Mónica Lalanda. Roberta se puso a buscar la arpillera en el ordenador y cuando apareció en pantalla no pude reprimir mi sorpresa: esencialmente era igual al dibujo de Mónica. Increíble, una arpillera argentina de 2014 inspirada en un dibujo de Mónica Lalanda???? Quedé estupefacta y rápidamente busqué el dibujo, "Médico y trabajadora".

XX1 Century Goddess (Ana Zlatkes & Mirta Zak)
Médico y trabajadora (Mónica Lalanda)
Hablé con Mónica y se puso loca de contenta, una asociación de ideas nos había permitido enlazar su dibujo como inspiración para una arpillera del día mundial de la mujer en 2014. Mucho me temo que ahora Mónica tiene pendiente venir a Sant Roc a conocer este fantástico y siempre sorprendente mundo de las arpilleras.

He de confesaros que sigo emocionada con la conexión establecida, con la asociación de ideas simultánea al pensar en mujer trabajadora y, de nuevo, compruebo que si compartes creces, o mejor dicho si compartimos crecemos y llegamos a lugares a los que individualmente nunca nos hubiéramos ni acercado. 

Puedes añadir el post a tu libreta: