Print Friendly Version of this pagePrint Get a PDF version of this webpagePDF

martes, 31 de mayo de 2016

Mi tiempo entre costuras

Arpillera Monica
By @monicamoro
Y se acabó, ayer en la Fundació Ateneu Sant Rocpresentamos 12 arpilleras cosidas por 11 mujeres que hemos compartido horas de conversación y aguja.
Sí, lo he conseguido, con mucho esfuerzo y mucha convicción he cosido mi primera arpillera que ha quedado para siempre unida a 11 más. El tiempo ha volado a lo largo de estos meses, se nos ha escurrido entre los dedos, palabra a palabra, puntada a puntada. Gracias a Antonia, mi tutora y al resto de mujeres, yo también iba a poder contar lo que para mí es un reto conseguido y unas vivencias saboreadas minuto a minuto. A decir verdad, en su presentación en sociedad, las arpilleras han lucido como nunca, sus colores parecían más intensos y sus historias más conmovedoras. Había público entusiasta esperando "esos cachitos de historia" del barrio que celebra su 50 cumpleaños. Las "artistas", visiblemente emocionadas, contaban su arpillera: las riadas del 62, pescadores arreglando redes de pesca, barracones suizos y españoles, calles sin asfaltar, niños jugando en la calle, balcones a 25 metros de altura, plazas con glorietas con sombrero, manifestaciones y lucha por los derechos humanos, gallinas, perros y mucho más. Qué ilusión y que bonitas que estaban todas las arpilleras juntas para siempre!!!!

Las 12 arpilleras "unidas" para siempre

Y voy a contaros un secreto, cada arpillera, por detrás lleva un bolsillo en el que su autora escribe su historia, así, en el texto "escondido" más allá de describir lo que se ha cosido, habitualmente, se explican sentimientos y vivencias que ayudan a comprender y a dar sentido a la obra conseguida.

Y ayer, de manera inesperada, el broche de oro lo puso Paqui, una de mis "compañeras", había estado de viaje, estaba contenta y le pregunté: a Tanger? Y eso? Y ella respondió: soy de allí, viví hasta los 21 años y he vuelto 20 años después. Cerré los ojos, y así, en un instante apareció ante mí "El tiempo entre costuras", la fascinante historia de la modista en Tanger. Que sorpresa, que emoción y quien sabe si fue una casualidad o un capricho del destino lo que me acercó a mi particular Sira Quiroga. 
"Las artistas"

Os dejo "Mi historia" en V.O (català):


Qui m'ho anava a dir fa només uns quants mesos. Noooo.... impossible, si jo no sé ni cosir un botó i... així va començar tot El repte era cosir una arpiller que expliqués un bocí d'història del barri de Sant Roc ara que està d'aniversari, un aniversari compartit doncs ell i jo vam nèixer el mateix any, gloriós 1966. Vaig arribar a Menarini, la farmacèutica que té aquí la seva seu, al 1999, i val a dir que des d'aleshores ha plogut una mica.
Pensa què vols fer Mònica, em deien les meves noves companyes arpilleristes. Dibuixa la teva història, com ho explicaràs? I així, full en blanc totes al voltant d'una taula, vam començar a "imaginar".
Cosir una arpillera no és fàcil, cosir una arpillera sense saber cosir encara costa més i fer-la a casa, treient hores d'on fos per a tenir-la a punt a finals de maig ha estat tot un exercici de perseverància.
I a poc a poc, edifici a edifici, "bloque a bloque" com deien les meves senyores, l'arpillera va començar a tenir vida: posa el cel, aprèn a cosir de darrera al davant, doblega per aquí, fes punt amagat, ara "punto de ojal", cus aquí, cus allà. 
I a on està la història? Doncs aquest és el relat d'un barri que els més de 16 anys que el veig a voltes em sembla que vol canviar i a voltes em sembla que no vol abandonar el sobrenom de marginal. 
Des de Menarini, tot just creuant el carrer, he vist i veig passar la vida barrejada que ens envolta. Veins que passen hores i hores al sol com si no hi hagués res millor a fer, escombraries tot sovint allà a on no toca, nens i nenes jugant a hores que segurament tampoc toquen i sí, de vegades sona una guitarra i la música ho canvia tot.
Doncs sí, molts dilluns he cosit a l'Ateneu i molts altres sola a casa. I he rigut, he parlat i sobretot he compartit molt bones estones amb algunes dones d'aquest barri. Dones ressistents i lluitadores que defensen allò en el que creuen i que, per damunt de tot, estimen Sant Roc.


Mi historia en castellano: 


Quien me lo iba a decir hace sólo unos meses. Noooo .... imposible, si yo no sé ni coser un botón y ... así empezó todo El reto era coser una arpilleras que explicara un pedazo de historia del barrio de Sant Roc ahora que está de cumpleaños, un aniversario compartido pues él y yo nacimos el mismo año, glorioso 1966. Llegué a Menarini, la farmacéutica que tiene aquí su sede, en 1999, y hay que decir que desde entonces ha llovido un poco.
Piensa qué quieres hacer Mónica, me decían mis nuevas compañeras arpilleristes. Dibuja tu historia, como lo contarás? Y así, hoja en blanco todas alrededor de una mesa, empezamos a "imaginar".
Coser una arpillera no es fácil, coser una arpillera sin saber coser todavía cuesta más y hacerla en casa, sacando horas de donde fuera para tenerla a punto a finales de mayo ha sido todo un ejercicio de perseverancia.
Y poco a poco, edificio a edificio, "bloque a bloque" como decían mis señoras, la arpillera comenzó a tener vida: pone el cielo, aprende a coser de última delante, dobla por aquí, haz punto escondido, ahora "punto de ojal", cose aquí, cose allí.
Y donde está la historia? Pues este es el relato de un barrio que los más de 16 años que lo veo a veces me parece que quiere cambiar y a veces me parece que no quiere abandonar el apodo de marginal.
Desde Menarini, apenas cruzando la calle, he visto y veo pasar la vida mezclada que nos rodea. Vecinos que pasan horas y horas al sol como si no hubiera nada mejor que hacer, basura a menudo allí donde no toca, niños y niñas jugando en horas que seguramente tampoco tocan y sí, a veces suena una guitarra y la música lo cambia todo.
Pues sí, muchos Lunes he cosido en el Ateneo y muchos otros sola en casa. Y he reído, he hablado y sobre todo he compartido muy buenos ratos con algunas mujeres de este barrio. Mujeres resistentes y luchadoras que defienden aquello en lo que creen y que, por encima de todo, aman San Roque.

jueves, 12 de mayo de 2016

En clave de candidata

Y en ocasiones un tuit inocente empieza a corretear por el timeline en cascada abriendo la conversación. Así, sin más un sábado cualquiera, Patricia casi me despierta con una meción un tanto inquietante: 


Y cuando el pajarito azul se chiva al reconocer mi usuario,  allá que voy a pulsar el enlace y sorpresa grande: candidata a las top 100 mujeres líderes de España. Y mira tú como sin saberlo alguien o "alguienes", como dicen las bases de la iniciativa, me ha postulado a candidata. A partir de ese momento miro y remiro "mi candidatura", me sonrío al ver que estoy en la categoría de pensadoras y expertas supongo por mis variadas actividades en salud 2.0. Leo atentamente los motivos por los que salgo en la lista y me parece entender que la actividad que más peso ha tenido en la nominación ha sido el proyecto Juntos contra el aislamiento digital pues hasta, según los organizadores, trabajo en la empresa: Sherpas.

Ya está corregida la entidad donde trabajo!
Y llegada a este punto deciros que estoy contenta de aparecer en el listado de candidatas, sí, sí, me hace ilusión con la de baches, curvas y montañas que escalo estar ahí. Así pues, os pido el voto y si finalmente me encuentro entre las 100 seleccionadas aprovecharé el cuadro de honor para seguir visibilizando todo lo que se hace en salud digital en nuestro país.

NOTA: Patricia que es muy maja ha hecho un post que podéis leer pulsando aquí 

martes, 3 de mayo de 2016

Misión, visión y valores ¿Eso es todo amigos?

Estoy en la recta final, a poco menos de mes y medio de mi concluir el máster en Dirección de Comunicación que inicié en septiembre de 2015. Me está costando llegar a la meta, los jueves-viernes-sábado de dedicación presencial a los que sumo trabajos y trabajitos empiezan a ser duros de roer. Pero como dije por aquí y a todos los que me preguntaron con cara de sorpresa, este máster es ahora o nunca, así pues lamentos fuera y adelante con "el turrón".

Signos de identidad
Según creía, definir la misión, la visión y los valores en una Organización era lo correcto, lo esperado y sobretodo lo más académicamente indicado. Mi colega Víctor me repetía, a veces de manera insistente e intransigente, que la misión es lo que hacemos, la visión lo que queremos ser de mayores, y a todo ello hay que añadirle los valores importantes y que marcan el carácter de nuestra entidad. Y yo ahí andaba, buscando las superdefiniciones, las frases redondas que vistiesen al tridente corporativo. Y como ocurre en las películas cuando crees que ya has dado con el asesino, aparece una prueba que nadie conocía y todo cambia. Así me ocurrió el sábado, cuando apareció Ricardo en clase y empezó a hablar de propósitos y creencias corporativas que impactaban directamente en la reputación de una Empresa. A ver, a ver, no hablábamos de misión, visión y valores? ¿Y esto ahora donde encaja? Os aseguro que no fue fácil pero creo que al final "lo pillé":
  • El ¿Porqué? o el ¿Qué? de una entidad lo conforman el propósito y la misión
  • La visión, a donde queremos llegar es nuestra estrategia
  • Los valores han de reflejar nuestras creencias
Así pues, la suma de nuestro propósito y nuestras creencias corporativas han de dar como resultado nuestra identidad aspiracional que nos llevará a nuestra reputación o identidad percibida.

Y así quedaron las cosas según una brillante explicación, casi molecular, de Ricardo en la que desgranó todos estos conceptos, usados en ocasiones con muchas ganas y pocos argumentos. Como él dice,  "el contenido es la actitud ya que la reputación se fundamenta principalmente en experiencias directas y lo que otros dicen".

Entonces, con el propósito y las creencias en el bolsillo llega el momento de elaborar un tagline, un mensaje directo, simple y memorable de lo que realmente te hace único y relevante para tus grupos de interés.

Y para entender todo este lío de la mano de alguien que lo hace sencillito, os dejo un video de Juan Manuel Mora, vicerrector de comunicación de la Universidad de Navarra sobre qué es y como funciona la comunicación institucional.


miércoles, 27 de abril de 2016

Ruido, no mediático #sanidadSINruido

Recibes un mail, te cuentan una buena historia, te proponen colaborar y aunque el tiempo no te sobra, qué haces? Pues... sacar un ratillo de donde sea y sumarte. Bienvenidos a la magia del 2.0!!!!

¿Y de qué va esta vez? De ruido, del ruido que más molesta cuando menos te apetece, del ruido que escuchas cuando peor te encuentras, del ruido que flota en los hospitales cuando estás malit@. El equipo de #FFpaciente han lanzado la campaña #sanidadSINruido para concienciar a propios y a extraños de lo molesto y desagradable que es el ruido cuando estamos y nos sentimos más vulnerables. Y es verdad, que tanto profesionales de la salud como visitas y/o familia, además de timbres, alarmas, megafonía, puertas y un sinfín de "ruiditos" pueden hacer disminuir e incluso anular el poco o mucho confort de un paciente ingresado.

Recuerdo cuando era niña la imagen de la enfermera con el dedo en la boca pidiendo silencio por las paredes de las clínicas y hospitales, con su cofia blanca y aquella mirada que lo decía todo, sí entonces yo me callaba... por un ratito.

¿Y cómo podemos disminuir el ruido en los centros sanitarios? Pregunta sencilla si mirásemos y sobretodo obedeciéramos a los cartelitos de "silencio por favor", lástima que nos olvidamos pronto. Entonces ¿cómo lo hacemos? Pues quitando el sonido a los smartphones (que siempre se olvida), bajando la voz en nuestras conversaciones, minimizando las entradas y salidas del personal sanitario y en definitiva, poniéndonos en los zapatos del otro!!!


lunes, 18 de abril de 2016

Enredada!

Y un día te llega un mensaje directo por twitter que no te esperas, a decir verdad, ahora entre mail y whatsapp nos pasa la vida y los DM's a menudo parecen de otros tiempos en los que nos comunicábamos "por delante y por detrás". Pues sí, una sociedad científica me hacía propuestas por DM. Y así fue como Pere Vilanova, responsable del Gabinete de Prensa de semFYC dió conmigo.
El mensaje me pedía un pequeño artículo sobre mi relación con los medios sociales desde un punto de vista médico y didáctico. A decir verdad no me llegaba la propuesta en el mejor momento, pues sigo con mi máster en dirección de comunicación más pallá que paquí. Saqué tiempo e inspiración y una vez publicado en Noticias semFYC hoy os dejo aquí el resultado:

Hace más de 20 años que “navego” en Internet buscando su aplicación al mundo de la salud. La vocación por la medicina me llegó de manera inesperada, siempre había querido ser farmacéutica, por aquello de hacer “pócimas”, pero a un año de la selectividad cambié de opción y la medicina pasó a ser mi centro principal de interés. En los tiempos de estudiante, en paralelo, desarrollé mi carrera deportiva como esgrimista de alto nivel y aparqué temporalmente la Facultad para organizar los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Barcelona’92. Con la licenciatura en el bolsillo, exploré la aparición de Internet y su aplicación en el ámbito de la medicina. Gracias a estos diferentes puntos de mira orienté mi carrera profesional a explorar caminos no asistenciales estrechamente vinculados al mundo digital y la salud. Mi hijo, ahora ya camino de la adolescencia, definió de pequeño mi dedicación profesional: "mamá es médico y cura webs!".

Me apasiona la salud digital en todas sus facetas, la vivo intensamente como médico y como responsable de comunicación, eBusiness y RSC en un laboratorio farmacéutico. Interneteando desde 1995, puedo atribuirme el calificativo de veterana en la Red aprendiendo y creciendo con ella. Bajo mi punto de vista, el  gran cambio se produjo con la irrupción de los medios sociales, allá por 2006, cuando las personas pasaron a ser el centro del mundo digital. Desde entonces, los diferentes medios sociales nos han permitido acercarnos los unos a los otros y trabajar juntos para conseguir objetivos comunes.

Estoy en Twitter desde 2007, aunque en aquel momento, accedí y abandoné ya que no había prácticamente nadie. Volví en 2009 y ahí empezó mi pasión, y quizás adicción, por dicho medio social. Sí, me gusta hablar más de medios sociales que de Redes, ya que son eso, espacios en los que te relacionas, compartes y aportas con otras personas. De todos ellos es en Twitter donde más aprendo y crezco. Así, los dos congresos de la blogosfera sanitaria (2010-2011), el proyecto #salu20 con Menarini y la desconferencia del grupo Health Care Social Media Europe España (HcsmeuES) marcaron unos inicios intensos en el uso de Twitter en salud.  Desde entonces la red del pajarillo azul nos ha permitido abordar temas de salud en su más amplia expresión de manera interdisciplinar. En el timeline, a veces vertiginoso, tengo a mis referentes, sigo a las personas que me aportan e interacciono con inquietos y curiosos, que como yo, creemos y defendemos el uso de los medios sociales para mejorar en salud.

Participo y cuido uno de los puntos de encuentro de la esalud española, wikisanidad, un espacio en el que 5 administradores y más de 800 autores recopilamos y conservamos iniciativas y recursos como:
Y, se me quedaron cortos los 140 caracteres, por lo que en 2011 abrí mi blog personal Miraquebé, un rincón donde escribo sobre salud digital, muchas veces desde la difícil óptica de la industria farmacéutica. No soy muy constante en la escritura, voy corta de tiempo y me acerco a esa ventana “con una frecuencia de publicación desconocida cuando tengo algo que contar”. En los 5 años de vida bloguera acumulo 128 entradas que me han permitido reflexionar y debatir de manera más pausada.

Instagram mug de la colección #mugsdemonica
Estoy presente en la mayoría de medios sociales mayoritarios como son Linkedin, Youtube, Instagram, Facebook, Pinterest y alguno que otro. A decir verdad, hoy en día me muevo diariamente por Twitter, Instagram y Facebook para en ocasiones, dejarme caer por Linkedin, Youtube y Pinterest. En Instagram disfruto de la facilidad y velocidad de las imágenes, de lo mucho que se puede decir con una fotografía. Facebook es quizás mi espacio más personal donde me relaciono de manera informal con familiares y amigos. Cada uno de ellos tiene un sentido y una función, que, reparto a nivel personal/profesional.

Desde mi faceta más Menarini, en 2014 pusimos en marcha nuestro proyecto más 2.0: Juntos contra el aislamiento digital hoy conocido como movimiento #sherpas20. Tras la experiencia #salu20 y constatar que la masa crítica de profesionales sanitarios presentes en salud digital era menos de la esperada, impulsamos una iniciativa que “facilitase a personas y entidades un modelo de aplicación de iniciativas digitales en salud que permita dar respuesta a sus inquietudes y necesidades”.  Así, reunimos a 50 expertos y expertas de 14 ámbitos:  Medicina, Enfermería, Farmacia, Fisioterapia, Comunicación, Industria farmacéutica, Pacientes, Sociedades Científicas, Instituciones sanitarias y un Grupo mixto (Psicología, IT, RRHH, Documentación) en una desconferencia a partir de la que se elaboró y presentó en junio de 2015 un informe con propuestas para reducir la brecha digital en salud.

Así, los medios sociales y sobretodo la denominada actitud 2.0 me han permitido personal y profesionalmente acercarme a personas extraordinarias con las que compartir inquietudes, proyectos y algún que otro sueño. Y sin duda, una de las cosas que más aprecio en la eSalud es la horizontalidad que nos permite hacer realidad el liderazgo compartido en comunidad.

Puedes añadir el post a tu libreta: