Print Friendly Version of this pagePrint Get a PDF version of this webpagePDF

jueves, 18 de junio de 2015

Haz que las cosas pasen

Y como era de esperar, tras la tormenta de adrenalina llegó la lumbalgia!!! Esta vez no me sorprendió, casi la esperaba para comprobar que mi nivel de esfuerzo y tensión para presentar el lunes 15 de junio el informe #sherpas20 habían sido óptimos.
Desde noviembre, tras la desconferencia que nos dejó a todos bien planchados, vinieron semanas y meses de trabajo intenso. Un primer borrador hecho por Esther, las primeras correcciones, la revisión individual y posterior puesta en común de los 10 sardar sherpas (y aquí el documento se dió la primera vuelta de calcetín), la revisión individual de los 40 sherpas, nueva revisión y cambio de estructura (segunda vuelta de calcetín), revisión final y.... INFORME listo!!!! Como podéis ver, pura, pura destilería.

Organizar el evento de presentación también ha sido un buen sprint, lugar, material, streaming, programa, desarrollo y mil cosas más con las que nos estrujamos la azotea para conseguir un encuentro que reuniera los principios y más pura esencia del 2.0.
De todo ello destaco que: 
  • No hubo mesas muro, ni escenario, ni atril, ni tarima
  • Los ponentes en el centro para que pudieran deambular libremente.
  • El público ubicado en un nivel superior a los ponentes (sí, sí, inversión de la distribución habitual!)  
  • Programa con vídeos, ponencias individuales, ponencias en pareja y preguntas de los ponentes al público asistente y al que seguía el evento por streaming (sí, ya sé, habitualmente no es al revés?)
  • Streaming "de nivel", para que quien nos siguiese desde el otro lado de la pantalla viviese el momento como los asistentes de la sala: un par de cámaras guiadas lo hicieron posible.
Y lo mejor de la presentación, campamento 1 de la iniciativa, como nos dijo Rosa Fernández, nuestra alpinista: la personas.

Cafés con mensaje
Os lo creáis o no los sardar sherpas son bastante imprevisibles, les compartes la presentación, alguno se la mira, la mayoría ni la abren y cuando te encuentras con ellos todos están felices, contentos y entusiasmados. Pero, tranquilos, no pasa nada!!!! En otros tiempos quizás me hubiera puesto nerviosa, o mejor dicho: muy nerviosa;  pero desde que iniciamos el proyecto, la complicidad y la pasión compartidas me han dado ciega confianza en todos ellos. Incluso, cuando uno se va a sus negocios y a menos de media hora del inicio no está, otros dos desaparecen en busca de una cuerda y los demás charlan animadamente sin haber visto ni una sola diapo, no pasa nada!!!!

Y cuando todo empieza, las mariposas revolotean alto y fuerte, tu voz hace un primer falsete y te sueltas... evolucionas y disfrutas de cada minuto, te apasionas!
Sin darte cuenta, horas después, cuando todo acaba, con la sala a media luz, solo brilla una frase: HAZ QUE LAS COSAS PASEN. 

Materiales relacionados (seguro que en los próximos días iremos añadiendo):
  • Informe y anexo "Propuestas para reducir la brecha digital en salud" 
  • Storify cortesía de Núria Zúñiga

lunes, 1 de junio de 2015

Y llegó el 2.0 al market access y las RRII

Hace algún tiempo Jordi Domínguez y Joan Carles Serra me propusieron colaborar con ellos en el máster de Market Access y Relaciones Institucionales de EADA que codirigen. Acostumbran a pedirme que explique como medios sociales, 2.0 y alrededores pueden mejorar ... y en los puntos suspensivos poner aquello que más os convenga. Sí, sí lo que más os convenga, os interese, os inquiete, os sorprenda y/o os preocupe, ya que para bien o para mal, nuestra vida se ha vuelto digital y social.
Nunca fue más cierto

Busqué literatura sobre market access y/o relaciones institucionales 2.0 en la industria farmacéutica y a decir verdad encontré poco o nada. Así, sin tener ni referentes, ni presentaciones de amigos/colegas, ni artículos relacionados, decidí aplicar el sentido común y caminar por un camino diseñado para la ocasión:
  • Y llegó el 2.0 con los medios sociales a la salud
  • La primera impresión es digital
  • Comunícate, practica la omnicanalidad
  • Acércate y dialoga con tus stakeholders: de patrocinadores a protagonistas
  • 10 reglas para construir la confianza social de una farma
  • Uso corporativo de twitter
Me encontré debatiendo con 6 entusiastas alumnas sobre identidad, visibilidad y reputación digital de las organizaciones. Repasamos la importancia del mensaje sea en el canal que sea y la necesidad de acercarnos los unos a los otros, para compartir y colaborar a la búsqueda de resultados beneficiosos para todos. Vimos como es posible cambiar de papel cuando cambia el panorama y lo mucho que nos puede aportar un protagonismo compartido más allá del "patrocinio".

Acabamos en twitter, repasando las esferas privadas y públicas, profesionales y personales, individuales y corporativas, y, todas, apasionadas y desinteresadas de twitter convinimos que es quizás la mayor herramienta social a nivel corporativo que nos permite establecer contactos institucionales a un tweet de distancia.

Os dejo la presentación y si se os ocurren más usos, aplicaciones o reflexiones sobre MA y RRII, ya sabéis, soy todo oídos!!!!

domingo, 3 de mayo de 2015

Una cuenta, dos cuentas, tres cuentas.... Mejor un hashtag!!!

Parece que Twitter lleve entre nosotros una eternidad y no ha cumplido 10 años todavía. La conocida red de microblogging a golpe de 140 caracteres tiene más de 500 millones de usuarios y cada día se escriben más o menos 65 millones de tuits.

Y entre tanto usuario y tanto tuit, es necesario ir creando más y más usuarios????

Me hice esta pregunta hace unas cuantas semanas al leer que la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SEMFYC) había decidido "dinamizar sus canales digitales" creando nuevos perfiles en redes sociales. La noticia decía textualmente:

"...nuevos perfiles de la semFYC en Twitter: uno internacional y otro de atención al socio. El primero de ellos ya se puede seguir, @semfyc_int, es un nuevo canal dirigido a la comunidad internacional de especialistas en Medicina de Familia y Comunitaria. El de atención al socio, semFYC responde, llegará próximamente y estará dedicado en exclusiva a dar respuesta a las dudas de sus cerca de 20.000 socios y socias." 

Analizando los perfiles que la SEMFYC tiene actualmente en twitter vemos:
  • Perfil corporativo @semfyc: con 12.200 seguidores
  • Perfil internacional @semfyc_int con 156 seguidores
Y parece que no son los únicos que se han lanzado a crear perfiles, así descubrimos @lafarmaciahoy de Faes Farma y seguramente podemos identificar muchas otras cuentas creadas para proyectos de marketing de lo más variopintos. Y adonde quiero llegar, pues que bajo mi punto de vista, ir creando perfiles para proyectos y proyectitos creo que es un error. Me muevo en Twitter desde 2007 y administro varias cuentas corporativas desde 2009 lo que me ha permitido ver pasar Twitter en todas sus facetas y variantes.
Así, a nivel personal tener "algo para tuitear", entablar conversaciones relacionadas con las múltiples y variadas facetas de tu vida y de vez en cuando ofrecer contenido interesante a tus seguidores es tarea ardúa pero posible.
Pon un hashtag en tu vida
Ahora bien, a nivel corporativo, donde el tono y los contenidos son otros, os aseguro que no es tan sencillo "tener algo que decir cada día". Es asequible retuitear contenidos de otros, e incluso fácil si tienes bien identificados referentes e influenciadores del sector en el que te mueves, pero tuitear contenidos propios ya cuesta un poco más (hay que tenerlos). Si además quieres opinar y/o crear opinión eso ya es mucho más difícil (debes conocer temas y el entorno, sin olvidar que en este caso mejor que lo hagas desde dentro de tu Organización que con una empresa subcontratada, pero éste es tema para otro post). 

Por todo ello, una cuenta, otra cuenta y aún otra cuenta más en una misma organización tienen, a mi entender, bastantes inconvenientes:
  • La fragmentación de tu audiencia: seguidores que "se pasan" a la nueva cuenta que parece más atractiva y los pierdes de la cuenta principal.
  • La falta de contenidos para todos los perfiles: para uno es difícil, para dos ya cuesta bastante, a partir del tercer perfil vamos a ser los reyes del retuit o a tuitear en el modo cuentagotas. 
  • Sudor y lágrimas para conseguir seguidores: parecía que con la cuenta corporativa teníamos una buena audiencia y ahora, con la nueva los seguidores llegan muy lentamente e incluso no llegan y conforme pasan las semanas el perfil no despega. 
  • La endogamia del retuit: si tenemos varias cuentas hay contenidos válidos para todas y al final podemos estar retuiteándonos en modo bucle propio.
  • ¿Quién administra las cuentas? O tenemos muchas personas para llevar los perfiles o si la misma persona los lleva todos, en poco tiempo, los tuits confluirán unos con otros.
El dilema/problema no es nuevo, quizás la novedad corresponda al manejo "in company" de twitter. Hace algunos unos años, cuando las cuentas corporativas eran compartidas y dábamos importancia a las personas que las llevaban, tras el tuit se añadía ^mm para indicar, en esta ocasión que el tuit era obra de Monica Moro por ejemplo. Eran tiempos en los que había más tuits originales que retuits, eran los tiempos de las buenas conversaciones  en twitter, eran tiempos sociales más allá del retuit sistemático. Ahora, parece que estemos en una carrera por tuitear contenido/información/links o todo junto, a ver quien tuitea más y a veces incluso sin leer.

Y llegaron  los hashtags, el # que nos permite agrupar conversaciones. Y, aquí quería llegar yo, no es más sencillo, más útil y más participativo usar etiquetas en lugar de cuentas? (que morirán demasiado pronto, seguro!!!). Si usamos hashtags podemos entablar múltiples conversaciones, con múltiples usuarios sobre múltiples temas clasificándolo todo con ese "cuadradillo" mágico. Si lo hacemos así economizaremos esfuerzos, no atomizaremos a nuestra audiencia e incluso, podemos crear tweetups/tweetchats para acalorados, intensos e enriquecedores debates.

Así, pues, pon un hashtag en tu vida y déjate de crear fantasmas digitales!!!!

sábado, 25 de abril de 2015

Hoy me siento mayor

Como de costumbre, una costumbre que ayer llegó a su cuarto año, los estudiantes fueron accediendo al aula y situándose al final, al final del final para ser más exactos. Cuando todos estuvieron sentados, las 5 primeras filas relucían vacías. Como de costumbre, les expliqué que no podíamos pasar las próximas dos horas así: yo en una tarima y ellos a más de 7 metros al final de la clase. Con lo dospuntocérica que soy yo, no sabían con quien se habían topado!!!
Lo solucionamos fácilmente, les dí dos opciones:
  • Que un voluntario bajase a la tarima y pasase las diapos mientras yo hablaba desde la 6a fila ó
  • Que todos se acercasen y entablásemos una "conversación normal"
Triste y sola se queda la facultad (viernes tarde) 
A pesar de sus resistencias optaron por la segunda opción y el ambiente se relajó. Así, todos más cerca los unos de los otros, empecé a contarles que Internet había cambiado y mientras lo hacía iba pensando que, para ellos, estudiantes de 19-20 años, Internet no había cambiado. Ellos, los millennials (y más de uno y una de la generación Z) , nacieron con la Red, crecieron con ella y están evolucionando con ella. Les hablé de "su prehistoria" cuando no había móviles, ni ordenadores en la mayoría de los hogares, y por supuesto ni imaginábamos el 3G que nos permitiría acceder a Internet en movilidad. Y ahí, explicándoles que habían módems de 57K y opciones para navegar sin imágenes (la única manera de no morir en el intento de leer una web en menos de 3 minutos) fue cuando, sin remedio, me sentí mayor. Tuve una extraña sensación de viaje en el tiempo, de aquellas películas en las que Hernán Cortés aparece en pleno siglo XXV rodeado de naves espaciales, uf, uf.

Y ellos empezaron a abrir los ojos como platos, por su cabeza pasaba gente que osaba salir a la calle sin un smartphone en el bolsillo, que no se acercaban a ninguna pantalla en días y casas desconectadas. Nos faltaba un clic, transitábamos ellos y yo por dos mundos alejados y distantes y les hablé de la identidad digital, de su identidad digital, que ellos podían construir y cuidar. Ésa fue la palanca, ése fue el motivo que se cerraron los portátiles y hubo un cambio postural adoptando posición de "esto me interesa". Empezó el diálogo, empezó el intercambio entre 40 personas interesadas por el mundo digital aplicado a la salud. Hablamos de como los estudiantes de medicina y biomedicina trabajan hoy de forma colaborativa gracias a herramientas digitales, convinimos que linkedin y twitter eran los dos recursos básicos y principales para los profesionales de la salud y, reclamaron que la facultad no dé la espalda a la esalud y empiece a incluirla en la formación que reciben. Ah, ni contaros el alucine general con apps y wearables!!!!

Abandoné la vieja facultad contenta por haber conseguido ser más interesante que Facebook y Whastapp aunque fuese sólo un par de horas

Os dejo a continuación la presentación que usé (català): 


domingo, 29 de marzo de 2015

¡OJO! Paciente inconsciente

Desde que empezaron las corrientes dospuntoceristas, lo primero que dijimos, y seguimos diciendo, es que el paciente debe estar en el centro del sistema. Apostamos por pacientes empoderados, corresponsables y epacientes a partes iguales, proclamamos que podían aportar mucho de lo que estaban sufriendo, y pusimos el acento en los "crónicos". Empezamos a escuchar sus historias, a leer sus blogs, a ver sus TED talks y a llevarlos en plan "cuenta tu caso" a congresos, jornadas y mesas redondas.
Regalos dedicados
Y todo cambió, algunos se informaron, se formaron, se asesoraron y crecieron en compañía de profesionales de la salud convencidos del cambio: la medicina participativa. Otros se convirtieron en verdaderas celebrities con agendas apretadísimas que a menudo evolucionan de evento en evento. Y finalmente empiezan a dejarse ver los más peligrosos, los pacientes inconscientes, los que pretenden ir más allá, mucho más allá, de lo que les debería estar permitido. 
El paciente insconsciente no es un fenómeno nuevo, algunos de mis "pacientes de cabecera" ya se han hecho eco de la situación antes que yo:
Y ante esta situación la discusión habitual, sobre la fiabilidad de los contenidos y las opiniones de salud en la Red, se vuelve a complicar. Ya sabéis que como médico, creo y lo he dicho en muchas ocasiones, que los pacientes son y deben ser los protagonistas de su salud, pero de ahí a convertirse en oráculos de dudosa procedencia para otros, pues va a ser que no.  Es verdad, que cada uno puede explicar, con más o menos gracia, como resuelve cuestiones de la vida diaria con su enfermedad. Es verdad, que compartir experiencias ayuda a mejorar y en muchas ocasiones a encontrar nuevas soluciones a "problemillas habituales". Lo que ya no es tan verdad e incluso es inexacto es que por el hecho de ser paciente uno pueda explicar "sentando cátedra" tratamientos y cuestiones médicas de diversa índole sin contar con profesionales de la salud ni con fuentes de información reconocidas. 

Justo el otro día, conversaba de estas cuestiones con Joan Carles March, uno de los profesionales más activos en la tarea de "corresponsabilizar a los pacientes" gracias a la escuela de pacientes de la Escuela Andaluza de Salud Pública. Desde hace años, se forman pacientes expertos en casi todas las comunidades autónomas con el objetivo de ser guía a otros pacientes. Así, Joan Carles debatía en su blog Pantallas ¿Saludables? sobre "Pacientes expertos, ¿sueño o pesadilla?" tras presentarse los primeros resultados de un estudio de evaluación de la formación entre pacientes en diabetes desarrollada por el programa paciente activo del País Vasco y la escuela de pacientes de Andalucía. El artículo es muy interesante y refuerza la idea de que los profesionales de la salud estamos para tratar y cuidar a los pacientes pero que transmitir "lo que se siente" no es posible. Interesantes son las 3 conclusiones finales:
  1. La concienciación y el empoderamiento son claves para conseguir pacientes capaces de tomar decisiones compartidas con los profesionales durante el proceso de enfermedad y poder modificar hábitos y estilos de vida.
  2. El aprendizaje entre iguales tiene un potencial inmenso, en colaboración siempre, con el trabajo de los profesionales.
  3. La formación entre pacientes consigue cambios y resultados positivos.

Por todo ello, OJO con los pacientes inconscientes, aquellos no formados y con poco sentido común que pueden complicar aún más, si cabe, este panorama nada fácil de la salud digital. Y quien sabe, si como apuntaba Joan Carles en nuestra conversación, en breve los autodenominados "pacientes expertos" deberán acreditarse como tales.

Puedes añadir el post a tu libreta: