viernes, 22 de mayo de 2020

Se nos acabó el tiempo

Querría no haber escrito nunca este post, querría que mi hermano Sergio siguiera con los pies en este mundo, querría que nada hubiera sucedido. Se puede vivir el presente e intentar imaginar el futuro pero de ninguna manera podemos cambiar el pasado. Así las cosas, hace 72 horas mi hermano dejó de respirar tras una larga y valiente lucha contra un cáncer que al final le ganó la batalla. Perdió su último combate. Hoy, ha sido el sepelio, el momento de despedirnos para siempre. El corazón me pedía decir adiós, un adiós difícil y complicado pero necesario, un adiós en el que me he descubierto saltando de sentimiento en sentimiento y acariciando las palabras:

"Moni súbeme la pierna, Moni dame la botella de agua, Moni por favor acércame la bolsa… aún te oigo y lloro. Los dos últimos meses hemos pasado juntos el tiempo que perdimos en los últimos años. Sí Sergio, se nos escapó el tiempo. ¿En qué momento? No lo sé muy bien, la vida camina, corre y finalmente vuela irremediablemente. Así y todo estoy contenta, estas últimas semanas de periplo entre hospitales con pruebas, tratamientos, transfusiones y algún que otro bocadillo de jamón serrano, gracias al dichoso coronavirus, nos regalaron un tiempo precioso para volver a encontrarnos. Hablábamos de mis arpilleras, de tus negocios y ambos sabíamos que el tiempo apuraba.

Ya no estabas bien, ya no eras mi hermano sonriente de fuerte voz que lo disponía todo, ya no eras Sergio el que todo lo controla. Así y todo aún veía a mi hermano de siempre, el que siendo un niño se peleaba conmigo a todas horas, el que no sabía o más bien no quería saber como se hacen pequeñas tareas domésticas, el que imaginaba día y noche cómo hacer negocios, el que acababa las trifulcas con un: Moni que yo te quiero mucho.

Papá y mamá te quieren con locura, has sido y seguirás siendo el niño de sus ojos, su nene.
Un soleado 19 de mayo emprendiste vuelo, volaste alto, muy alto para esperarnos en algún lugar del inmenso cielo azul. La distancia será grande, el futuro por venir, lo sabes tú y lo sabemos nosotros. Echaré la vista al cielo hoy y siempre, te buscaré y te contaré como vamos por aquí sabiendo que te quedaste para siempre en nuestros corazones.

Adiós Sergio, te quiero".
Sergio Moro Mesa
*10-02-1969  + 19-5-2020



miércoles, 13 de mayo de 2020

Confinada - confitada #COVID19

En nada, ya van 60 días de confinamiento, 60 días de encierro más o menos severo, 60 días en casa (sí sí #yomequedoencasa). El 13 de abril, cuando apenas llevábamos un mes en esta entonces extraña y ahora habitual situación me pidieron desde el Banco Farmacéutico un pequeño escrito sobre como me sentía. Un mes después podría volver a escribir lo mismo:

"La emergencia sanitaria por coronavirus ha dado un vuelco a nuestras vidas de una manera nunca imaginada. Ni en el mejor guión de la mejor película de ciencia ficción hubiéramos imaginado “quedarnos en casa confinados” durante un mes, y ya veremos cuánto tiempo más. Al inicio todo parecía lejos, muy lejos. China es un destino exótico al que se iba de vacaciones; ahora todo está mucho más cerca. Hace 15 días, cuando entre nosotros la pandemia empezaba a enseñar los dientes, una amiga de Madrid me decía: “al principio todo esto son algunas cifras, después los números van creciendo. Pero lo que realmente da miedo es cuando todo te rodea y te golpean nombres y apellidos de personas conocidas, familiares y/o amigos y amigas que lo pasan mal o que incluso desaparecen”.

Y poco después desde Trobatea me pidieron consejos para sobrellevar esta situación con niños y adolescentes en casa, entrevista de la que salió un título que me hace sonreír una y otra vez: "La escoba no entiende de género, ni de niños o niñas", debía tener una tarde inspirada...

En estos dos meses un par de días a la semana he seguido yendo al laboratorio para recabar testimonios de las personas que han seguido trabajando para #quenofaltenmedicamentos
Y un mes después aquí seguimos (por suerte) con la "dichosa curva" ya plana y viendo llegar la bajada. Hemos iniciado fases de desescalada a diferentes velocidades para caminar hacia una nueva normalidad, menuda colección de nuevas palabras ahora oídas hasta en la sopa. En estos 60 días, con sus correspondientes noches, ha habido tiempo para ser optimista, volverse pesimista, animarse ante pequeñas buenas noticias, desanimarse al no ver la bajada de las cifras, recordar buenos momentos, acordarse de las personas que te importan y volar con sólo cerrar los ojos cuando aparecen los nubarrones de la desesperación. Y todo ello con mucha, mucha paciencia nos guste o no nos guste.

Festival de tareas domésticas
Deporte en lata
Cocinillas van, cocinillas vienen
Fabricando ando
Y nos reunimos 7 países: Italia, Guatemala, Francia, Grecia, Turquía, España y Alemania
Videocalls a gogo
A decir verdad he tenido poco tiempo libre, he teletrabajado "de sol a sol" de lunes a domingo. Mis áreas de responsabilidad en el laboratorio: comunicación, entorno digital y responsabilidad social corporativa, gracias al coronavirus "se han puesto de moda" y al cumplir un primer mes sin freno, en franca caída libre, decidí racionalizar días y horarios. Pero así y todo en casa, no me ha dado por hacer pan, cocinillas las justas, deporte de supervivencia y mucho limpia, lava, barre, recoge y otras fiestas caseras. Siempre dije que no me gusta ni quiero "hacer la casalinga" como dicen en Italia, yo que soy mujer de movimiento no me he adaptado demasiado bien a esta nueva vida que confunde el lunes con el martes, el martes con el miércoles y así día tras día. Súmale una familia de altas prestaciones académicas (Pol preparando la selectividad y Marina acabando su grado de farmacia) y profesionales (mi propia locura laboral y Xavi que montó un hospital en INEFC y reorganizó toda la docencia a online) para necesitar volar con los ojos cerrados en más de una ocasión.

 Aissatou (comadrona) y Georgette (enfermera) en el poste de santé de Louly

Con todo esto, desde el inicio en mi whastapp se abrió una ventana a Senegal, el lugar donde no pude ir el 4 de abril. Con los postes de santé de Louly e Ibel y el hospital de Kedougou hemos ido intercambiando impresiones, recomendaciones, medidas de protección y acciones de sensibilización. En Europa íbamos por delante en casos detectados, personas enfermas y fallecimientos por #COVID19. Les envié los primeros archivos sobre como efectuar un buen lavado de manos y las principales recomendaciones de protección en francés y ellos empezaron con lo que denominan "acciones de sensibilización entre la población". A día de hoy, el pequeño país africano arroja unas cifras respecto a la pandemia por coronavirus envidiables para cualquier país europeo. Es cierto que pronto tomaron medidas de contención pues:
  • Cerraron las fronteras
  • Prohibieron la movilidad entre regiones
  • Anularon las manifestaciones religiosas de todo tipo
  • Obligaron al uso de mascarilla en la calle
  • Instauraron el toque de queda de 20 a 6h
  • Recomendaron insistentemente el lavado de manos
  • Aplicaron la distancia social
  • Evitaron comer con la mano en el bol sirviendo en el plato

Lavado de manos en Ibel

Ingenioso sistema de lavado de manos que nos muestra Arouna en Ibel

A decir verdad no sé si es que se lo tomaron en serio desde el primer momento, si el calor que tienen (han llegado de nuevo a los 45 grados en la región de Kedougou) disminuye la contagiosidad del virus, si acatan las medidas mejor que nosotros o todo a la vez pero a pesar de los malos presagios de explosión de la pandemia a 12 de mayo han registrado solo 19 fallecimientos. Desde el 23-24 de abril han iniciado el Ramadán, que ya en situación no coranovírica supone un enlentecimiento de las actividades y ahora mucho más, ya que el mes más sagrado del Islam con todas las medidas de contención nunca se había visto. Cada dos semanas con Mbaye, Abdoul y Arouna nos llamamos y nos vemos, sí, sí, como todo el mundo también hacemos videocalls para sentirnos cerca, explicarnos como van las cosas y decirnos mutuamente que esto pasará y pronto volveremos a estar juntos. En Ibel con la máquina de coser están haciendo pruebas para coser mascarillas y Marie Luise en Cap Skirring ha lanzado "una colección" de lo más fashion  con sus bellas telas africanas.

Videocalls con nostalgia y risas Barcelona - Sant Cugat - Ibel - Mbour
Abdoul nos enseña la primera mascarilla cosida en Ibel

Marie Luise y sus mascarillas en Cap Skirring

Mbaye armado con mascarilla y solución hidroalcóholica mientras que Marie Luise cose ataviada con mascarilla

Detalle de arpillera
Y con el mundo en vilo, cada día a las 20h aplauso popular para los profesionales de la salud, y Marina en nuestra terraza (uno de los espacios más codiciados de nuestro piso en Barcelona) aplaudiendo, un aplauso de reconocimiento que nos recuerda que ya queda un día menos para salir de todo esto, que ya queda un día menos para ganar esta batalla para la que nunca nadie nos preparó. Y aquí la arpillera "inacabada de confinamiento", aún sin título, aún sin historia pues.... aún seguimos aquí sin fecha de liberación. Tiene un recuadro amarillo inferior en el que irá el cómputo total de días raros de pandemia, emergencia y confinamiento y entonces, cuando podamos echar la vista atrás bordaré el número, un número que será tributo de esta locura inesperada.

Y como decía en el título, confinada estoy desde el 13 de marzo y confitada saldré de tanta casa y tanto aquí me quedo... 

Nuestro pequeño paraíso de confinamiento: la terraza en la que hemos desayunado, almorzado, cenado, vermuteado, merendado, hecho la fotosíntesis cuando sale el sol, estudiado, trabajado y alqún que otro "...ado" más que ahora se me escapa.

sábado, 4 de abril de 2020

NO nos vamos: la culpa fue del coronavirus

Hoy debería tener la barriga a tope de mariposas, hoy debería tener 4 maletas  y una mochila llenas hasta los topes, hoy debería haber dormido con las emociones a flor de piel ya que hoy, sábado 4 de abril de 2020 ERA EL DÍA!!!! Sí, hoy iniciaba mi cuarto viaje a Senegal acompañada de Laura y Maite. Las 3 nos habíamos puesto las pilas desde que decidimos, hace ahora dos meses, viajar a Senegal para seguir con lo que allí había empezado: salud, educación y mujeres. 

Teníamos en marcha una nueva aventura al país de la teranga con muchas, muchas cosas por hacer. El recorrido previsto más o menos el habitual: llegada al aeropuerto, noche en Mbour y viaje hacia País Bassari, stop en Tambacounda para recoger a Marie Luise y unos días en Ibel trabajando con el grupo de mujeres del proyecto ¡Enhebra! Badalona-Senegal una experiencia de empoderamiento femenino a través del lenguaje textil de las arpilleras. Además visita al hospital de Kedougou y al poste de santé y la escuela de Ibel. La segunda parte del viaje en Casamance, a conocer esta bella región y día en la isla de los fetichistas. Oportunidad para seguir creciendo con las mujeres de allí con las arpilleras y los pajarillos que se convierten en preciosos acericos, Regreso cruzando Gambia, desconexión en Faoye, paseo por la isla de las conchas y vuelta a la Petite Côte. 
Friends will be FRIENDS
Durante el viaje turismo, reencuentros y buena compañía con mis amigos Mbaye y Abdoul, veteranos experimentados de mis viajes y apuesta segura para conseguir la mejor de las experiencias africanas jamas soñadas. Y Arouna con quien íbamos a encontrarnos en el aeropuerto y bajar a Ibel para disfrutar del "Chiringuito", echaré de menos los platos de Seidou!!!

Hasta hace 15 días, las 3 viajeras hemos estado trabajando sin descanso, pero el coronavirus desencadenó la emergencia sanitaria en la que aún nos encontramos y nos hizo ver que la epidemia se convertía en pandemia y confinamiento. FIN DEL VIAJE!

Nos íbamos cargadísimas, habíamos conseguido:
  • 100 gafas graduadas donadas por Maite González de Josa òptics de Sant Just
  • 100 gafas de sol donadas por Menarini
  • 1.400 guantes sanitarios que de nuevo nos había facilitado Dani 
  • 1 fonendoscopio cortesía de un amigo de la red comercial de Menarini
  • Medicamentos facilitados por el banco de medicamentos de Farmacéuticos sin Fronteras
  • Material escolar: libretas, bolígrafos y lapices
  • 8 pares de botas, ropa deportiva y protecciones diversas que mi amigo David y su equipo de fútbol nos habían hecho llegar
  • 2 pares de botas de fútbol y unas zapatillas deportivas donadas por Ita y Tonia que habían "dejado descalzos" a sus retoños.
  • Un puñado de gorras de Carol
  • Varios kilos de ropa, alguna de ella de Carme y Nuria.
  • 20 camisetas deportivas y 100 blocs de papel para los colegios de Nuria de ANEFP
  • Una donación para comprar una báscula para el centro de salud de Ibel de Clelia
  • Dinero de la Fundació Ateneu Sant Roc, de amigos y amigas para: comprar 3 máquinas de coser y material de costura, pagar los desplazamientos del "costurero" que estaba enseñando a las mujeres a usar a máquina que ya tienen, reparar la tienda de la isla de los fetichistas, etc. y de Diomcoop que había cosido 200 bolsas para la jornada de la Red TBS y donaba una parte del importe para el proyecto Enhebra
    y... tantas otras pequeñas contribuciones que se quedaron a la mitad al conocer que por el momento nos quedábamos en tierra.
    Pequeña selección de material

    Mbaye y el pequeño Abdoul
    Estaba ilusionada con esta nueva aventura, iba a reencontrarme con personas que en cada viaje se han convertido en MÁS amigos y amigas como son Abdoul, Mariama, Georgette y Aissatou, Landing, Manga, Dianeba, Djiba, Adama, Aminata, Viviane, mami Bas, Rita, Jean Paul, Demba, Assane, Fatou, Marie, Cheick, Bamba, Leye, Seynabou y tantas otras con las que comparto buenos momentos imaginando como mejorar.
    Teníamos tantas, tantas cosas por hacer y tantas, tantas cosas por vivir... Pero como me decía Abdoul, el hermano pequeño de Mbaye: cuando veo que llega el 4 de abril y no vienes "tengo ganas de cargarme al corona", y yo, y yo Abdoul!!!

    En mi equipaje, además no iba a faltar la última arpillera que he estado cosiendo desde que volví un ya lejano 5 de noviembre, aún no tiene nombre, aún no tiene escrita su historia... todo se quedó congelado cuando tuve la certeza de que este #senegaldream3 no iba a materializarse hoy. 

    Arpillera para la isla de Edhge con la llegada en piragua, la mujer que viene en su barca con las ostras recogidas en los manglares y el grupo cosiendo bajo un árbol a la sombra de las palmeras.

    Y el crono, que ha estado en este blog 151 días, llegó a su fin, a las 11'25h, cuando debía despegar el vuelo HC405 de Air Senegal del aeropuerto de Barcelona se puso a cero, marcó los 5 ceros tan esperados y hoy tan dolorosos.
    Y desde que sabemos que no vamos... todo ha cambiado. Arouna me anima enviándome fotos de los futuros lavabos del Chiringuito y Abdoul me enseña la nueva habitación que ha hecho además de un precioso cobertizo. Mbaye sigue en Mbour, triste, viendo que durante un período más o menos largo no va a trabajar pues el coronavirus dejó el país sin turistas.

    Habitación en proceso y cobertizo nuevos en el campamento de Abdoul
    Lavabos en proceso en el Chiringuito de Arouna en Ibel
    Y sí, en tiempos de confinamiento llamadas para vernos en un curioso triangular Mbour - Ibel - Barcelona 

    A todo esto, con el cambio de planes sin derecho a réplica, mi casa ha quedado que parece un dingui con bolsas y bolsitas por todas partes. Y la semana pasada se me encendió una bombilla en mi cabeza, y puse buena cara al mal tiempo. Recordé los 1.400 guantes sanitarios preparados para irse a Senegal y no me lo pensé 2 veces: Marina llevó 800 al CAP Borrell donde mi amiga Mireia y su equipo están en primera linea y Laura llevó 600 al Hospital Municipal de Badalona. Que buenas sensaciones y que paz ayudando de manera fortuita en esta emergencia #covid19. Y... también Eric y Guille, nuestros amigos de The Happy endings recordaron los 900 guantes que por espacio no habían entrado en su coche camino de Marruecos y se fueron al CAP de Manso. Ciertamente, de sopetón una realidad inesperada te abre las puertas de par en par para ser parte, aunque sea modestamente, de la solución del problema.

    Me ha costado mucho, mucho escribir este post, ojos húmedos, corazón encogido y mirada larga, no hay otra. Sin vuelos, sin fecha, sin opciones mientras sigamos con la pandemia en casa. Seguro que vamos a salir de esto entre todos, y volveremos a encontrarnos, a abrazarnos, seremos personas más fuertes, más solidarias y espero que más comprometidas y responsables. El revolcón que nos está dando el coronavirus está siendo uno de los retos más grandes a los que como sociedad a nivel mundial nos enfrentamos pero saldremos de esto, seguro!

    Creer que las cosas saldrán bien brinda la confianza necesaria para seguir lo que dice el corazón. 
    Steve Jobs

    viernes, 21 de febrero de 2020

    Entre mujeres anda el juego

    Hacía tiempo que no "me miraba", hacía mucho tiempo que no me sentaba a charlar y a conversar sobre el que ya empieza a ser un buen recorrido vital en clave de mujer. Los que me conocéis bien sabéis que no soy mujer de tópicos, más bien soy mujer de realidades que cuento aquello que conozco pero sobre todo aquello que vivo. No me gusta repetir a los demás, incluso, a veces, estaría mejor como me decía mi madre de niña: "que mona que estás calladita". Pero no, no puedo callarme, no puedo mirar hacia otro lado, no puedo quedarme indiferente ante.... TODO!
    Momento postureo esgrimístico
    en el Club de esgrima de Madrid
    Y sí, recién aterrizada de una interesante escapada a Marruecos, habiendo pasado escasamente una hora y media por la cama me planté en Madrid para una entrevista con motivo de ser miembro del jurado de los Premios Sanitarias 2020. Iba yo bastante dormida, con un aspecto bastante justito y cansada de un viaje de vuelta que se inició a las 18h y acabó pasadas las 3 de la madrugada. Además, la cita era en una sala de esgrima (lugar exótico donde los haya) e íbamos a conversar sobre MUJERES. Hablar de mujeres, hablar de nosotras en singular y en plural me gusta, disfruto dando mis "personales" puntos de vista y debatiendo sobre lo que yo considero cuestiones fundamentales. Así, quedé una mañana de febrero con Esther Ortega y Joana Huertas de Redacción médica para compartir un buen rato. Decir que Esther no se dejó ninguna pregunta en el tintero, nos paseamos desde mi temprana vocación sanitaria a mi pasión por la esgrima, hicimos varias incursiones en la salud digital y debatimos sobre la brecha de género con techo de cristal. Abordamos la maternidad propia y de la pareja, hablamos de agendas con forma de tetris y nos dejamos llevar por el empoderamiento femenino de mis proyectos en Senegal. Fue una mañana de las que te llevas energía positiva en la mochila, durante una hora miré dentro de mí y fui saltando de pregunta en pregunta.
    Diría que es una entrevista muy muy personal de las que al leerlas te sorprendes contigo misma. He de confesar que hace "algunos" años, cuando competía en esgrima, mis mejores resultados tuvieron lugar tras noches de poco sueño, igual con las entrevistas sucede lo mismo, el poco dormir te da lucidez de pensamiento y entrevistas redondas!!! Os dejo el video síntesis y la entrevista completa la tenéis disponible pinchando aquí (por si con el paso del tiempo desaparece el enlace aquí podéis acceder a la entrevista en pdf).


    Y como os decía en el título del post, entre mujeres anda el juego y justo ahora se ha publicado, en el blog de Taranná, la entrevista que hace más o menos un año hice a Marie Luise, aquella chica Diola que tiene un local de telas arficanas en Cap Skirring a la que conocí un ya lejano mes de agosto de 2018. Mi amiga Feli con motivo de mi segundo viaje a Senegal me propuso entrevistar a alguna "Mujer inspiradora", buscaba mujeres disruptivas a lo largo y ancho de este mundo que pudieran compartir su manera de ver y sobre todo de vivir la vida en clave de mujer. Marie Luise me cautivó desde el primer día que nos conocimos mientras Marina, mi hija, se peinaba con trenzas. Recuerdo que en abril de 2019, puse mi teléfono móvil en un palito selfie-trípode e inicié la entrevista, yo no soy periodista pero Marie Luise me lo puso fácil, respondía sin titubeos, respondía clara y llanamente como mujer "que tiene las cosas claras". La entrevista en el blog de Taranná la podéis leer aquí (también os la dejo en pdf por aquello de que con el tiempo se rompa el link) y os pongo el video original (en francés) para que podáis apreciar, si no domináis el francés, el salero con el que contesta la muchacha.

    lunes, 30 de diciembre de 2019

    ENHEBRA, Badalona-Senegal! Pasaron las mariposas, queda la responsabilidad.

    El 25 de noviembre, hizo justo un mes que volví a Senegal por tercera vez, que vértigo, el tiempo corre y vuela y yo no he podido detener el reloj. Incluso a veces me descubro escuchando la canción de Txarango con aquello de "... fes que pari el temps". Aún recuerdo mis emociones a flor de piel cuando emprendí el viaje, mis horas en Madrid antes de subirme al avión que me llevaría a Dakar de nuevo y... mi corazón latiendo locamente al cruzar la puerta que daba al vestíbulo de llegadas del aeropuerto Blaise Diagne. Pero hoy no voy a contaros #Senegaldream2, creo que aún no estoy preparada, quizás necesito algo más de tiempo. Mi amiga Carmen me preguntaba el otro día tras uno de nuestros partidos semanales de padel: y bien, ¿Para cuándo el primer post de este tercer viaje? De momento lo pospongo, necesito digerirlo todo y tras mi aterrizaje de emergencia en mi realidad profesional sumado a otras cosillas he de decir que "la vida no me da para más".

    Presentación en la Fundació Ateneu Sant Roc

    Hoy quería compartiros que estuve con mil mariposas en mi barriga, la emoción a flor de piel y mucha mucha responsabilidad por la presentación del proyecto ENHEBRA, Badalona-Senegal el 26 de noviembre de 2019. Finalmente llegó el momento de explicar como a partir de una idea que empezó a hacer run-run en agosto de 2018, 15 meses después se ha convertido en una pequeña y modesta realidad. Pasé días pensando en como explicarlo "TODO" y seguramente eso era imposible... Sabéis que soy una friki de las presentaciones pero esta vez la historia era otra, esto no iba ni de medicina, ni de 2.0, ni de comunicación, ni de RSC, esto va de personas que hemos decidido caminar juntas, que en abril dimos los primeros pasos y que ahora vamos a seguir construyendo lo que llamamos OPORTUNIDAD. Hice uno de mis mayores esfuerzos de storytelling, era el momento de intentar aquello de: hoy vais a escuchar la mejor historia jamás contada, y así, con poco más me planté con esta presentación y un pañuelo africano en la cabeza:


    Deciros que temblaba de pies a cabeza como si fuera la primera vez que hablaba en público, intenté tocar las emociones de las 50 personas que estaban en la sala, estaba empeñada en que todo aquello tuviera un significado y que se sintieran parte de la historia. Empezaron a volar las mariposas y detrás asomaron las orejas de la responsabilidad, me sentía y me siento responsable del relato con las mujeres de Senegal con las que comparto sueño y humilde realidad. Las verdaderas protagonistas son ellas, ellas y su obstinación por cambiar las cosas, por ello desplegué mi mejor versión una tarde de noviembre enhebrando historias y dando los primeros pasos del proyecto solidario ENHEBRA, Badalona-Senegal!

    Al día siguiente nos entrevistaron en Televisió de Badalona en el magazine  Badalona 360 :


    Y pocos días después, el 13 de diciembre fui entrevistada en el programa Amb veu de dona de Radio Mataró, pulsando en el icono podréis escuchar la entrevista (en català):

    Print Friendly Version of this pagePrint Get a PDF version of this webpagePDF

    Puedes añadir el post a tu libreta: