Print Friendly Version of this pagePrint Get a PDF version of this webpagePDF

lunes, 17 de enero de 2011

Hola, me llamo Mónica y soy ex-fumadora

El próximo 1 de mayo cumpliré 7 años sin acercarme a un cigarrillo ni a un paquete de Marlboro. Ésta podría ser mi presentación en una imaginaria sesión de "ex-fumadores anónimos" en la que tod@s empiezan presentándose y explicando su experiencia. 

Yo y mi Marlboro en el 2000

Y así es, yo he sido fumadora, pero no una fumadora cualquiera, no, una fumadora importante, empecé a los 15 años con un cigarrito a la hora del patio y acabé con paquete y medio de Marlboro que no abandoné durante 34 años consecutivos e ininterrumpidos. No dejé de fumar siendo esgrimista de alta competición, tampoco cuando me licencié en medicina y cirugía y ni lo intenté en mis dos embarazos. Nunca había pensado en dejarlo, me gustaba el tabaco y me encontraba perfectamente de salud. Los que no lo pasaban tan bien era mi entorno, en casa se quejaban del olor a tabaco y yo siempre buscaba excusa para poder encender el cigarrillo sin que nadie me molestase. 

En la empresa donde trabajo, decidieron aplicar las restricciones de humo en mayo de 2004 (meses antes de la aplicación de la ley) y cuando lo supe sólo pensé: ¿Prohibirme fumar? Eso sí que no, leí el libro "Dejar de fumar es fácil si sabes cómo" (regalo de Reyes de mi marido y mi hija sin ninguna esperanza) y sin decir nada a nadie, tras fumarme todos los Marlboro que pude en una noche, el 1 de mayo de 2004 dejé de fumar. 

No os contaré que bajé al infierno los primeros 30 días, nunca he sufrido tanto, la deshabituación tabáquica se las trae, el primer año seguí pensando en fumarme un cigarrito, sólo uno decía el monstruo de la nicotina que los fumadores llevamos dentro, me hice la sorda y con el paso del tiempo, lo había conseguido:
¡YA NO FUMABA !

En estos casi 7 años "limpia" he aprendido qué:
  • Dejar de fumar no es fácil.
  • El primer paso para no encender nunca más un cigarrillo es saber que eres adict@ y que no puedes vivir sin él.
  • Abandonar el tabaco es una decisión absolutamente personal pero hacen falta apoyos en el largo camino a recorrer.
  • La actividad física y el cambio de las rutinas tabáquicas son dos elementos imprescindibles para sobrellevar la nueva situación.
  • Si te dicen que no te vas a engordar dejando el tabaco: no te lo creas, pero no uses esto como excusa para no dejarlo. Gordit@ sanit@ y luego a por los kgs de más. Volver a fumar no adelgaza!!!
  • Un no fumador no vive el proceso de deshabituación como un ex-fumador. La experiencia es un grado, y en esto de echar humo más que nunca!!!!
  • Cada día sin fumar es un paso más hacia la victoria definitiva, hay que ir sumando 1+1+1+1+1+n
  • Cuando lo consigas, no esperes los elogios y felicitaciones de l@s otr@s, ellos no fumaban o no han pasado lo que tú has pasado. Es tú triunfo, tuyo y de nadie más.
Cuando ya somos ex-fumador@s no aprovechamos nuestro "know-how" para ayudar a otr@s fumadores a probarlo. Vemos que lo intentan sol@s o con ayuda farmacológica (no olvidemos que la hay) pero nosotr@s no compartimos nuestra victoria. ¿Y porqué no nos convertimos en ex-fumador@s 2.0? Yo he dado mi primer paso, desde la semana pasada me he ofrecido como "coach" de un amigo que ha decidido dejar de fumar, le he dicho que me cuente como lo lleva, que me explique cuando le cuesta más seguir sin dar una calada, le he prestado mi libro "mágico", y en definitiva voy a acompañarle en este proceso que como ex-fumadora sé que no es fácil ni sencillo.
.
 
Ahora en la Red desde el 10 de enero, se ha puesto en marcha www.mividasinti.es, proyecto colaborativo de personas que trabajan, fundamentalmente temas de salud en internet.
Ha sido esta iniciativa la que me ha empujado a explicar mi storytelling más personal que nunca creí fuera a convertirse en post de mi recién estrenado blog.

8 comentarios:

  1. La nicotina es la sustancia más adictiva que hay, incluso más que la heroina, y lo dice Escohortado, que sabe mucho de esto.
    ¡Ánimo! los que no fumamos os lo agradecemos enormemente, vuestros pulmones están contentos y el resto de los órganos también.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Monica, leyendo tu post es como si me viera a mi misma, intente muchas veces dejar de fumar, laser, acupuntura, parches, chicles y yo que se ya !! Pero al final lo conseguí,dejo de fumar mi pareja y para ayudarle lo deje yo, el poder del amor sera !! Hace ya 5 años que no fumo y cuando veo a alguien encender un cigarrillo aun inspiro como si fuera yo la que lo enciende, y siempre seré exfumadora, soy realista 1 cigarrillo y todo empezara de nuevo. Estoy en la 2ª fase perder peso es mi nuevo reto y también lo ganare.
    http://fayosyaciertos.com/2011/01/diario-de-una-dieta-mi-reto-2011/
    Un saludable saludo !!
    Empar Fayos

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por dar el paso adelante (el de comentar tu experiencia). Seguro que ayudas a mucha gente. Gracias.
    P.D.: Felicidades también por esos 7 añitos tuyos, solo tuyos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    En mi caso, puedo suscribir hasta el nombre. Me llamo Mònica y soy ex-fumadora. Cambio tus 15 años por mis 14 para iniciarme en esa adicción. Cambio Menarini por ESTEVE. Cambio los 34 años de humo por 20. Tu paquete y medio de Marlboro lo subo a dos de Camel. En ESTEVE también iniciamos la andadura sin humo un año antes de la prohibición y yo dejé de fumar antes de que eso llegara, por el mismo motivo: la prohibición me iba a sentar fatal.
    No leí libros, no tomé nada. Sí, fue duro, pero no tanto como que una caja de algo tan nocivo controlara mi vida y condicionara mis actos.
    A los que empiezan hoy a dejar atrás el humo, sólo un pequeño consejo: aprended de otros adictos como los alcohólicos. Cada paso importa. Cada día una meta. No penseis que jamás podreis volver a fumar. Mi pensamiento cada día era: hoy no voy a fumar. Así he acumulado seis o siete años sin humo y hace años que no cuento días, ni años, pero nunca he bajado la guardia.
    Aprovecho para pedir disculpas públicas a todos los que aguantaron mis 20 años de malos humos.
    Ánimo y suerte a los que decidan aventurarse a dejarlo.

    ResponderEliminar
  5. Hola, me llamo Francesca y soy ex-fumadora.

    Empecé a fumar a los 15 y siempre me ha gustado fumar, lo dejé tres años cuando a mi padre le operaron de un cáncer de laringe y recaí, lo volví a dejar un año durante el embarazo y postparto y volví a recaer... hasta que un sábado, hace ya 13 años estaba tirada en el sofá de casa leyendo, en pijama y me dí cuenta de que no tenía tabaco, eran las 12 de la noche, todo estaba cerrado. Me vestí y bajé a comprar Marlboro... ¡a la gasolinera más cercana! por el camino encendí el primero para acabarlo antes de subirme al ascensor... de repente me vi a mí misma como lo que era, una drogadicta dominada por su adicción... una adicción que me avergonzaba y ocultaba para que mi padre no sufriera viéndome recorrer su mismo camino... ese día puse una fecha en el calendario para dejarlo, pero se me acabó el tabaco dos días antes y no volví a comprar.

    La gente que no ha fumado nunca no lo entiende, pero es lo más difícil que he hecho en mi vida... Estoy completamente de acuerdo todo lo que dices en tu post, pero añado una cosa más, si me permites: cuando dejas de fumar aunque los demás no lo vean, tú sabes que podrás con cualquier cosa, cuando pienso en que debo hacer algo difícil, por muy complicado que me parezca, siempre me digo "Francesca, si fuiste capaz de dejar de fumar, esto es pan comido" XD

    Gracias por el post, Mónica. Nos leemos.

    ResponderEliminar
  6. Juana como dice Francesca yo también creo que es una de las cosas más importantes que he hecho yo solita por mi misma. Por el momento quiero seguir así como mínimo..... hasta los 70a.
    Empar, me ha gustado tu reto, yo conseguí hacer realidad la regla 1 Kg por cada mes sin fumar y me engordé como si estuviera embarazada de nuevo. Tampoco nos engañemos, en cuestión de peso los años de más nunca juegan a nuestro favor, pero si hemos sido capaces de dejar los cigarrillos, seguro que dejaremos esos kilos que ahora nos sobran.
    Francesca, tu storytelling también es de "ex-fumador@s conocid@s". Esta experiencia es nuestra y sólo nuestra, así ser coach de los que lo intentan puede ser nuestra particular responsabilidad social personal.
    Ah! Felicidades a las dos ex-fumadoras ;)

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado, Mónica. Y eso que yo, tal vez, no puedo entenderlo tan bien como tus anteriores comentaristas, porque nunca he sido fumadora. Pero mi santo sí y le voy a enseñar tu post, porque está justo ahora en ese umbral peligroso de los dos años, ese "si me fumo un cigarrito, no voy a volver a caer", que fue precisamente lo que le hizo recaer la vez anterior.

    ResponderEliminar
  8. Leyendo tu fantástico post me acordaba de un fragmento de Momo, un libro de mi juventud, cuando Beppo el barrendero aconsejaba a la pequeña Momo: "¿Ves, Momo? A veces tienes ante ti una calle que te parece terriblemente larga que nunca podrás terminar de barrer. Entonces te empiezas a dar prisa, cada vez más prisa. Cada vez que levantas la vista, ves que la calle sigue igual de larga y te esfuerzas más aún, empiezas a tener miedo, al final te has quedado sin aliento. Y la calle sigue estando por delante. Así no se debe hacer. Nunca se ha de pensar en toda la calle de una vez, ¿entiendes? Hay que pensar en el paso siguiente, en la inspiración siguiente, en la siguiente barrida. Entonces es divertido: eso es importante, porque entonces se hace bien la tarea. Y así ha de ser. De repente, se da uno cuenta de que, paso a paso, se ha barrido toda la calle. Uno no se da cuenta de cómo ha sido, y no se queda sin aliento.(...)
    Momo. Michael Ende
    Espero que os ayude porque a mí me ha ayudado mucho en la manera de enfrentar situaciones. Y me ha encantado esta entrada valiente, solidaria y franca.

    ResponderEliminar

Puedes añadir el post a tu libreta: