Print Friendly Version of this pagePrint Get a PDF version of this webpagePDF

lunes, 12 de diciembre de 2016

Lo más importante

No podía desviar la mirada, el sufrimiento me tenía atrapada ante la pantalla, personas en míseras embarcaciones esperando el rescate, personas que lo han dejado TODO y se han lanzado al mar, personas que hace mucho tiempo que dejaron atrás las dudas y el miedo. Así estaba cómodamente viendo Astral, el relato de Jordi Évole en primera persona acompañando a la ONG Open Arms, la entidad de Badalona que "nada hasta donde hay una vida en peligro".  Mis ojos se humedecieron, el horror desfilaba ante mí, yo que estaba estirada en mi sofá de Barcelona y conforme avanzaba el documental me rondaba la misma pregunta en mi cabeza, y tú ¿Qué haces? No había manera de desviar la insistente pregunta,  no había manera de ignorar lo visto y oído y mirar hacia otro lado, no había manera de olvidarme de la desesperación de tantas y tantas personas.

Foto de Brian Sokol
Como en un déjà vu, rememoré una exposición vista hace más de dos años en CaixaForum que tampoco consigo olvidar, The most important thing, una muestra a priori como cualquier otra que formulaba a quien la visitaba una sencilla pregunta ¿Qué es lo más importante que te llevarías si de repente tuvieras que huir de tu hogar y de tu país? Ante mis atónitos ojos desfilaron 24 personas forzadas a huir de su casa y de su país "portando el objeto más importante". La pregunta te martilleaba las sienes al pasar de foto en foto y al salir te esperaban una pizarra y una tiza para elegir "tu objeto".

Arpilleras "Después de las olas"
en la Fundació Ateneu Sant Roc
Recordaba que mi buen amigo Ramón Capdevila llevaba algunas semanas en Lesbos "echando una mano" y lo que hiciera falta a las personas que allí se refugiaban y seguían llegando a la costa. Y cuál cafetera encima del fuego cogí mi iphone y empecé a teclear a Fredi en un tono entre enfadada e indignada, tanta tecnología, tanto 2.0 tanto de todo y ¿Tan poca humanidad?, no podíamos permitírnoslo!!!  No tenía ninguna duda, Fredi, médico como yo, debía recordar fragmentos de nuestro muy lejano Juramento hipocrático:
"Recordaré que la medicina no sólo es ciencia, sino también arte, y que la calidez humana, la compasión y la comprensión pueden ser más valiosas que el bisturí del cirujano o el medicamento del químico"
y sabía que lo que estaba ocurriendo no le era indiferente, él como yo vive en la bella y confortable Barcelona, a orillas de un mar Mediterráneo en cuyas aguas muchas personas huyen de du peor pesadilla. Y así, con los sentimientos a flor de piel le propuse a Fredi convocar un encuentro solidario del chapter Health 2.0 Barcelona

Estaba convencida que la comunidad de esalud de Barcelona  querría conocer de primera mano como la salud digital es, hoy y ahora, elemento de apoyo en situaciones de pobreza, conflicto y sobre todo necesidad, mucha necesidad. Buscamos 3 historias, 3 historias "de verdad", contadas por sus protagonistas a partir de sus inquietudes, de sus vivencias y seguramente de su respuesta a la temida pregunta ¿Y yo qué puedo hacer?  Y la magia del 2.0 empezó a caminar: un mensaje directo en twitter, un par de mails, un grupo de whastapp y el encuentro quedó cerrado: 
  • Ehealth al límite: personas conectadas por la vida
  • Martes 20 de diciembre en la Acadèmia de Ciencies Mèdiques i de la Salut de Barcelona
  • 3 historias "de verdad":
    • Mejorando la salud maternal con un móvil: Zero mothers die project. Jordi Serrano.
    • Tecnologia para mejorar la salud en Guinea Bissau. Felix Perales. ONG Silo.
    • Un mes en la isla de Lesbos: 24x7 on call. Ramón Capdevila, pediatra. 
  • 20 euros el ticket para asistir (recaudación íntegra para las tres entidades)
  • Donativos "fila cero" para quien no pueda venir pero "Quiera hacer algo"
No siempre es fácil sentirnos bien con lo que hacemos, no siempre es fácil sentir que hacemos algo y no siempre es fácil pasar de puntillas y mirar hacia otro lado cuando vemos algo que no nos gusta. Por todo ello, y sabiéndome inquieta, pienso que la propuesta no puede dejarnos indiferentes, pienso que va a ser difícil mirar hacia otro lado y más pasar de puntillas sin detenerse en la propuesta. A ver si conseguimos que el 20 de diciembre la sala esté a reventar para escuchas y compartir con Jordi, Félix y Ramón la esalud más solidaria del 2016.

Os esperamos!!!!

lunes, 31 de octubre de 2016

5 recursos para reducir la brecha digital en salud... 2 años después

Por segundo año consecutivo, gracias  a la propuesta que me hizo Montse Antonin el año pasado, tenía 4 horas de clase  con 50 alumnos y alumnas del grado de enfermería de la escuela universitaria Gimbernat. El objetivo era explicarles, con "sentido común y un poco de rabia", como está la esalud catalana. Los días previos, mi buen amigo Fredi, había hecho lo propio con la ehealth española y mundial, por lo que, confiaba en algunos conceptos aprendidos o al menos oídos. 

Mi presentación ya está disponible: "TIC i salut en el context català, seny i rauxa" (en català), pero no era de eso de lo que hoy os quería hablar, hoy tenía ganas de escribir para compartir y debatir la experiencia de probar una metodología, comprobar si funciona y finalmente considerarla para otros menesteres a futuro.

Así, tras explicar el proyecto Juntos contra el aislamiento digital y la metodología de la desconferencia del 4 de noviembre de 2014 en Madrid, me propuse probar el método Phillips 66 para definir los 5 recursos más efectivos para reducir la brecha digital. La propuesta era interesante por varios motivos:
  • Comprobar que a partir de un grupo numeroso (que finalmente lo fue menos pues 10 se me escaparon al ir a buscar tiza a secretaría), crear espontáneamente 2 grupos de 6 y 1 de 7 personas no era en exceso complicado.
  • Que las instrucciones para aplicar Phillips 66 eran simples y sencillas:
    • Formulación de la pregunta a la que hay que dar respuesta.
    • Se divide el grupo en subgrupos de 6 personas cada uno.
    • Cada uno de los componentes del grupo expone su opinión durante un minuto. Hay que elegir a un coordinador o coordinadora por grupo que será quien controle los tiempos.
    • Cada grupo elige una persona como portavoz encargada de anotar, resumir y presentar las opiniones del subgrupo al resto de participantes.
    • Una vez expuesto el resultado de cada grupo, se discuten las conclusiones.
    • La persona portavoz de cada subgrupo se reúne con los otros portavoces para intentar llegar a una propuesta consensuada entre todos.
  • Que podíamos buscar 5 recursos para reducir la brecha digital 2 años después de que lo hicieran los #sherpas20 con un público milennial a puntito de convertirse en profesionales de la salud.
  • Nos iba a permitir experimentar con una dinámica nueva, el Phillips66 y ver si podía ser útil para la segunda desconferencia #sherpas20.
Cuántos retos en tan poco rato, apenas 30 minutos para obtener un resultado que fuera: colaborativo, participativo y horizontal. 

Y dicho y hecho empezamos, coordinador o coordinadora de grupo con cronómetro en mano y portavoz tomando nota. Fin del tiempo, presentación de las 3 soluciones, A, B y C en la pizarra y solución final pactada entre las personas portavoces de los 3 grupos. Resultado impecable: 5 recursos ordenados del 1 al 5 consensuados y todas las personas implicadas convencidas de que cada una de ellas había aportado su granito o su montaña de arena.

Seguro que ahora os preguntareis, y al final ¿Cuál fue el resultado? Pues como ahora se llevan las infografías (y si miráis mi pinterest veréis que soy fan de ellas)  me he atrevido a plasmarlo en la que os incluyo en este blog.
No quiero acabar sin animaros encarecidamente a repetir el ejercicio y a publicar el resultado obtenido para ver si coincidimos u obtenemos resultados diferentes. Personalmente valoro lo que hicimos por el como y el porqué y me tranquiliza, comprobar que alumnos y alumnas de 21 años tienen las cosas más claras de lo que a veces creemos.



Por si os interesa hacer infografías he encontrado el artículo "Cómo conseguir que una infografía valga más que mil palabras" con unos consejos fantásticos.

lunes, 24 de octubre de 2016

Entrevistada!!!

Hace un mes o quizás un poco más pude por fin responder a las preguntas de la entrevista que me había enviado Alicia Moder meses atrás. Como he contado por aquí, el máster acabado en junio me tuvo absorbida y no encontraba el momento de contestar la batería de preguntas que me había enviado.

A decir verdad procastiné de lo lindo, por pereza y por saber que mis respuestas podían suscitar polémica según quién y cuando se leyeran. Bueno, aquí os dejo el resultado que también podéis encontrar en el blog de Alicia. Y ya sabéis, con los comentarios podemos seguir el debate.

1. Mónica, eres una de los grandes pioneros digitales en el sector farmacéutico, ¿qué puntos claves destacarías a tener en cuenta para un laboratorio farmacéutico que esté dando sus primeros pasos de digitalización?

Como bien apuntas la digitalización está presente en todos los departamentos de cualquier organización en estos momentos. Viendo como ha ido evolucionando el entorno digital, hasta me atrevería a hablar de digitalización in y digitalización out, eso sí con muchos puentes entre ambas. Bajo mi punto de vista, la digitalización institucional o corporativa ya no ofrece dudas, hay que ser y estar en Internet, nuestra web corporativa, ahora más que nunca es nuestro campamento base desde el que explorar medios sociales, aplicaciones móviles, entornos de aprendizaje, blogs y todas aquellas herramientas que nos permitan comunicarnos digitalmente.

Al empezar hay que ser cautos en el uso y disfrute de dichas herramientas, ya que, en función de las organizaciones ni todas son necesarias, ni todas son igual de importantes, ni todas requieren la misma dedicación ni los mismos niveles de conversación. Sin duda las áreas de marketing juegan un papel importante en la digitalización de las organizaciones,  ya que, como deberían saber los “marketinianos”, nunca nos fue tan sencillo acercarnos y conocer a nuestros clientes como en la era del 2.0 y otros .0 que van a ir llegando.

2. El empoderamiento del paciente es algo a lo que nos estamos enfrentando y aumenta de forma exponencial, ¿qué papel crees que han de tener un laboratorio farmacéutico en este proceso?

El empoderamiento del paciente gracias al mundo digital es un hecho al que no debemos enfrentarnos, debemos asumirlo, convivir con ello y caminar juntos buscando las mejores opciones para la gestión de nuestra salud. Todos somos y/o seremos pacientes en algún momento de nuestra vida, por lo que, ahora, los pacientes emergentes (jóvenes y niños principalmente), van a reclamar a los diferentes actores de salud, respuestas a sus necesidades, de manera muy diferente a como las pedían sus padres. Hay que asumir que la salud paternalista es ya una manera de hacer del pasado y que estamos de lleno en una medicina participativa.

Y que puede hacer un laboratorio farmacéutico en este panorama? Básicamente normalizar la situación y considerar al paciente como un actor más en salud que, al igual que el resto de colectivos, participará en proyectos mezclados como por ejemplo Juntos contra el aislamiento digital, #sherpas20. Está claro que el modelo para el paciente sin el paciente ya no es posible.

3. Se habla mucho del uso de App en Salud. Es verdad que hay muchas que aportan un valor añadido al paciente, pero otras muchas que se quedan en los Stores. ¿Podrías darnos un listado de recomendaciones claves para plantearnos lanzar una App de salud y tener éxito? ¿Qué KPIs de seguimiento consideras fundamentales monitorizar?

Las aplicaciones móviles de salud, como bien dices, se quedan en los Stores y pocas superan las 500 descargas. Si a eso le sumamos el enorme coste que suponen, en mi experiencia, apps sólo las necesarias. Yo me plantearía lanzar una app si:

Va a ofrecer un servicio muy vertical, es decir, que haga pocas cosas pero muy bien hechas y muy útiles, adelante con la aplicación.
No lanzaría nunca una app si hay una web “responsive” que puede ofrecer el mismo servicio con las mismas garantías de éxito.
Lanzaría una app si da respuesta a una necesidad concreta.
Para lanzar una app, pensaría al menos en qué actualizaciones voy a llevar a cabo para mantener su interés.
Y siempre, siempre, antes de desarrollarla me rodearía de profesionales de la salud que me aportasen experiencia y un análisis crítico de su viabilidad.
En cuanto a KPIs soy bastante sencilla: número de descargas y uso de la app (si es un juego por ejemplo sesiones y tiempo de juego).

4. Ahora una pregunta complicada. Generalmente, desde dirección, se cuestionan mucho las inversiones digitales, ya que no se ve claramente el ROI de las mismas, la eterna pregunta “¿cuánto más voy a vender si lanzamos esta plataforma o esta App etc..?” ¿Qué recomendaciones podrías darnos o cómo has abordado tu estas objeciones?

Las Direcciones siempre buscan el ROI con los parámetros clásicos y ya hace años que dichos parámetros no acaban de encajar en el mundo digital. A menudo funciona bien invertir las letras y hablar del IOR, el conocido Impact Of Relationship. Lo que empieza a ser indudable es que nuestra actividad digital influye y suma en nuestra reputación corporativa. Además, en marketing, hoy en día ya pueden medirse resultados de ROI a veces incluso mejor que en otros entornos. Por todo ello, a la Dirección hay que presentarle el mapa completo, con su ROI clásico si lo hay y con los nuevos parámetros digitales. Y si se puede, hay que facilitar competencias digitales a quien toma las decisiones para que cuando le lleguen las propuestas de su propia organización pueda decidir sin recurrir a asesores que aconsejan, en ocasiones, en sentido opuesto.

5. Por último, una pregunta más subjetiva. El proceso de transformación digital es ya una realidad en la mayor parte de los laboratorios farmacéuticos, se empieza a buscar cada vez más este perfil, sin embargo se tiende a buscar fuera del sector, ¿qué opinas al respecto?

Buscar perfiles digitales no vinculados con el mundo de la salud para liderar la transformación digital en las organizaciones sanitarias no me parece una buena idea si lo hacemos como única opción. Pienso que hoy en día ya no es tan complicado encontrar profesionales del mundo de la salud con suficientes competencias digitales para iniciar un buen proyecto. Los que llegan de otros sectores, a menudo descubren con tristeza que navegar entre la autorregulación de nuestro sector y la legislación vigente no es sencillo y requiere altas dosis de creatividad.

viernes, 21 de octubre de 2016

El placer de recibir mucho más de lo que damos

Que duro escuchar en primera persona, pausadamente, sin sobresaltos, la historia de quien ha vivido en la calle. Que extremadamente sencillo es pasar de una vida "normal" o mejor dicho convencional: casado, con trabajo, mujer e hijos, a vivir sin nada en un banco. Que fácil es perderlo todo, que fácil es reventar los 3 globos que guían nuestras vidas: familia, trabajo y amigos. Así explicaba esta tarde Jordi su historia más reciente. La historia de un hombre que, encadenando un traspiés tras otro, se encontró "de patitas en la calle". Contaba hoy que perdió el trabajo, su mujer lo abandonó, su familia le olvidó y los amigos se esfumaron sin remedio. Así ha empezado Jordi su relato en el acto del 20 aniversario del centro de acogida diurno Folre para personas en situación de sin hogar esta tarde en Badalona. Estábamos en la cripta de la iglesia Sant Josep de Badalona y mientras Jordi hablaba el silencio era absoluto, las caras serias, muy serias y el relato directo al corazón. Nos ha explicado sus 10 largos meses en la calle, durmiendo en la playa, los cajeros y cualquier sitio en el que caía cuando ya no podía más. Y cuando más hundido estaba, un guardia de seguridad le tendió la mano, le dio de comer, le dio de beber, le miró a los ojos... Le ofreció su cariño y su ayuda, dos palabras simples que significan mucho. 
Del guardia de seguridad a los servicios sociales y luego a Càritas, donde ha encontrado personas que lo han acompañado en su proceso de vuelta, en su nuevo camino, en ser "alguien" de nuevo. Y lo ha contado sin que la voz haya temblado, mirando a los ojos de todos los que estábamos en los bancos, con decisión y mucha, mucha valentía.
Puedo aseguraros que el ejercicio de mirarlo directamente a la cara ha sido toda una prueba, como cuesta mirar de frente lo que a menudo ni vemos cuando caminamos a paso ligero por la calle! Y cuando Jordi se reencontró consigo mismo quiso estudiar, y ahora es técnico sociosanitario y quiere seguir, quiere estudiar más! 
Ilusión y esperanza, creo que son las dos palabras que mejor resumen lo que hemos vivido esta tarde.
Ilusión por la vida, ilusión por las personas que te acompañan, ilusión por encontrar una mano a la que aferrarse cuando todo va mal.
Esperanza en las personas, esperanza en quien te ofrece un poco de cariño en tus peores momentos, esperanza por una sociedad comprometida y responsable con aquellos que no tienen nada.

Y sí, ayer me llevé muchísimo más de lo que había podido dar, me llevé en el corazón los ojos de Jordi que sonreían, me llevé una lección de vida.


jueves, 13 de octubre de 2016

Miniaturas rosas en Banteay Srei,fin del viaje !!! (Siam Reap - Bangkok - Doha - Barcelona días 19-20 #vietnam16im)

Miniaturas rosas en Banteay Srei
Empezamos a las 8h con Siang, nuestras últimas visitas antes de ir al aeropuerto, hoy es nuestro último día en Camboya. Tras una hora de coche llegamos al templo de Banteay Srei, también conocido como la ciudadela de las mujeres. Es un templo de color rosa, pequeño y precioso del siglo XII, parece una miniatura finamente tallada colocada perfectamente en el centro de un pequeño bosque, una joya que no podíamos dejar de ver. Acabamos la visita y nos acercamos a Banteay Srem, más grande pero también rosa y para nuestra sorpresa con muy pocos turistas. Decir que los templos  rodeados de césped y árboles con cielo azul son una maravilla. Y con los dos templos rosas se acaban nuestras visitas a Camboya, es el momento de ducharse, cerrar las maletas, comer alguna cosa e irse al aeropuerto, toca empezar a volver a Barcelona!

Relieves en Banteay Srei
Banteay Srem

La vuelta será dura: Siam Reap -> Bangkog -> Doha -> Barcelona, abandonamos Camboya el 20 de agosto y llegamos a Barcelona el 21/8 bastante destrozadillos, han sido más de 25hs de viaje, una noche en el aeropuerto de Doha y 3 vuelos.

LO CURIOSO, ASOMBROSO Y SORPRENDENTE
20 días en Vietnam y Camboya nos han dado para conocer a sus gentes, con sus ideas y con sus maneras de hacer las cosas, así, aquí os dejo aquello que más nos ha llamado la atención, espero que os guste!
  • La fachada de la casa es "la cara" de la casa y la tuya. Demuestra como te van las cosas en la vida, por eso es estrecha, alta y pintada de vivos colores. Los laterales de cemento no importan, sin pintar y sin ventanas.
  • Los vietnamitas no disponen de espacios privados, no tienen ni terrazas ni jardines propios, es una sociedad comunitaria en la que los vecinos y el barrio son muy importantes. Las casas tienen sus salones abiertos a los amigos y conocidos, hay que compartir el individualismo está mal visto (incluso en un país comunista corrupto).
  • La cocina vietnamita no usa sal, son las diferentes salsas las que dan "gusto".
  • El culto a los muertos es parte de su cultura, el mundo de los vivos y el mundo de los muertos, por ello ofrecen comida en los templos y hay tumbas en los campos de arroz, cada uno es enterrado en su tierra, aunque muchas tumbas de los arrozales han sido destruidas por las guerras.
  • En la cultura vietnamita los números impares son de los muertos y los pares de los vivos. Así, en los espacios relacionados con los muertos y en las pagodas encuentras 3 patios, 3 estancias, 3 habitaciones, pero un vietnamita jamás se hará una foto con 3, 5, ó 7 personas, siempre con 2, 4, 6 u 8.
  • Los vietnamitas tienen 1apellido + nombre1 + nombre 2 y lo escriben en este orden. Nguyen es el apellido más frecuente en Vietnam (algo así como nuestros Martínez).
  • Algunas palabrillas:
    • Tam biêt -> adiós
    • Vàng -> sí
    • Không -> no
  • Hay 3 budas: el del pasado, el del presente y el del futuro. En las casas siempre está el buda del futuro, gordito y sonriente para dar prosperidad.
  • Cuando veas una figura de Buda con las manos entrelazadas nos pide romper el círculo para alcanzar el Nirvana.
  • Thanh Long: la fruta del dragón y Chom Chom: rambután
  • Todo el mundo te saluda con un Hello, les gusta saludarte y a cambio sólo piden tu sonrisa. 
  • Según el calendario chino, nuestros años de nacimiento son:
    • Marina: búfalo
    • Xavi: serpiente
    • Pol y Mónica: caballo
  • La báscula de bambú con la que hombres y mujeres transportan cualquier cosa sobre sus hombros se llama Gióng ghans
  • En Camboya más del 90% de la gente que muere es incinerada en una pagoda. Las cenizas en sus urnas se guardan en el Stupa, un pequeño templo dentro de la propia pagoda.
  • La esperanza de vida en Camboya sólo es de 65 años.
  • Kala es el dios del tiempo, será él quien me lo roba?
  • Para ir a Vietnam y Camboya ponte la vacuna de la fiebre tifoidea, higiene, higiene a su manera!

sábado, 8 de octubre de 2016

Donde hay ricos, hay pobres. Escapada a pueblos flotantes en Kampong Khleang ( Siam Reap - Kampong Khleang día 18 #vietnam16im)

Vivir a 8 metros del agua
Hoy Siang nos ha dicho que "el programa" nos lleva a ver una ciudad flotante y las casas "surpilotées" a 8 metros del suelo. Tenemos por delante una hora de carretera y al poco rato nos damos cuenta que estamos entrando en la Camboya real, muy alejada del bullicio de los turistas de Siam Reap. Ya hace tiempo que comprobé que donde hay ricos hay pobres, así por las calles con luces de neón a go go hay gente que pide limosna.
Nos acercamos a nuestro destino, el pueblo de Kampong Khleang situado en uno de los ríos que salen del lago Tonle Sap. Empezamos a ver casas construidas sobre pilones de 8m de altura, casas primero humildes, luego pobres y finalmente miserables. Siang nos cuenta que este año está lloviendo muy poco y que el arroz no crece y que se pesca menos, y como dice él: la vida se vuelve complicada. El pueblo flotante entra y sale del lago según es época seca (centro del lago, hay poca agua) o época lluviosa (fuera del lago, hay mucha agua). Y de golpe y porrazo dejas de hacer fotos, no puedes seguir, te duele el corazón por lo que ves y sientes. Cuando te encuentras cara a cara con la pobreza y te acercas, quizás demasiado, a realidades infinitamente alejadas de la tuya, el corazón se te encoge, te duele y te cuesta poner aquella distancia necesaria para no pasarlo mal. Y es en ese preciso instante que querrías bajarte del coche y ayudar a toda esa gente!!! Hay que educarlos, hay que hacerles comprender que el agua del lago no sirve para todo: lavarse, lavar ropa y platos, hacer tus necesidades, etc. Siang insiste en que ahora beben agua envasada, me cuesta creerlo, pero que siguen usando el lago para el resto. Y te tropiezas con niños y niñas pequeños, algunos de 5 años o incluso menos que trabajan o quizás les ha tocado el turno de escuela contrario (hay mañana y tarde por falta de plazas y siempre, casualmente, a los que ves sin hacer nada les ha tocado el otro turno.

Quien tiene una máquina de coser tiene un tesoro. 
Casas flotantes, casas cambiantes, casas inquietantes.
Barca p'arriba, barca p'abajo
Acabamos la visita al pueblo, donde por primera vez desde que iniciamos nuestro viaje asiático, hemos visto como ni pequeños ni grandes ríen, el hambre y quien lo sufre no tienen ganas de sonreír!!!
Almorzamos de vuelta y pasamos la tarde en el hotel, aire acondicionado y muchas fuerzas para la mayor turistada del viaje: macrocena con bailes apsara. Que horror de sitio, millones de turistas muertos de hambre que a las 18'30h se pelean por un buffet libre. Comemos un poco, vemos las danzas y a la calle, misión cumplida, mínimo tiempo, máximo rendimiento.
Edu, el compañero de Xavi de INEFC ha llegado a Siam Reap y nos apetece ni que sea vernos 5 minutos. Pol y Marina deciden volver al fresquito del hotel y nosotros para hacer más llevadera la espera nos regalamos un reconfortante masaje de pies, nos estamos aficionando!!!!!!
Nos encontramos con Edu y con Laura, selfie, abrazo y buen café para poner punto final a nuestro penúltimo día de viaje. Que poquito que nos queda!!!!

domingo, 25 de septiembre de 2016

Silencio y paz entre piedras, Angkor, leyendas en Camboya (Siam Reap, día 17 #vietnam16im)

Hemos abandonado Vietnam, nos despertamos en Siam Reap (derrota de Siam, Tailandia significa), Camboya y a las 8'30h nuestro guía Siang nos espera puntualmente para hacer "el día de los templos del reino de Angkor" como nos dijo anoche. Nos explica que por la mañana visitaremos Angkor Thom y Ta Prohm y por la tarde, después de comer, iremos a Angkor Wat.

Y había más de 200 misteriosas caras
Llegamos a Angkor Thom (la gran capital) que nos recibe con una de sus 5 puertas de acceso (todas iguales). A derecha e izquierda del paseo que llega a la puerta nos espera NAGA, la serpiente, cuyo cuerpo está aguantado por una hilera de "buenas personas" (sonrientes a la izquierda) y otra de "malas personas" (serias y enfadadas a la derecha). Accedemos al recinto y los templos rodeados de verde, entre la hierba y los árboles nos dejan sin respiración, que bonitoooooooo!!!!!!
¿Los buenos o los malos?
Nos acercamos al Bayoan de Angkor Thom, es decir, al centro. Es un templo lleno de caras, tuvo 54 torres que representaron las 54 provincias del reino. Cada torre tiene 4 caras lo que da un total de 216 caras. El templo es del s. X-XI de la dinastía Jemer y tiene muchos bajo relieves que explican historias: un parto, como sacar piojos de la cabeza, peleas de gallos y de cerdos, y batallas, muchas batallas. Salvando las distancias, mi cabeza rápidamente salta y lo relaciona con Karnak, el templo egipcio repleto de historias en sus paredes. Nos paseamos por el templo profusamente decorado con muchas bailarinas apsara (manera elegante de referirse a las concubinas del rey). Llevamos un buen rato caminando por Angkor Thom y es de aquellos sitios en los que no te cansarías de hacer fotos, mires hacia donde mires siempre encuentras un nuevo encuadre.
Parto a la sombra en los bajorrelieves de Angkor Thom 
A veces notamos caras que nos miran 
Phimeanakas
Nos vamos de Angkor Thom paseando entre árboles y otros templos menores (Phimeanakas) hasta llegar a Ta Prohm, el templo aguantado y destruido por las raíces de los árboles. Parece que estemos entrando en una de las películas de Disney, casi escucho al rey Lui cantando en el templo de los monos del Libro de la Selva Siang nos cuenta que todos los templos de Siam Reap habían sido invadidos por los árboles y la vegetación con el paso de los siglos, los recuperaron y dejaron Ta Prohm como muestra "turística". Quien sabe si este templo es la Venecia de Asia? Cuando pasen unos años habrá sido completamente destruido?

Belleza destructora en Ta Prohm
Finalizamos la visita empapados de sudor nuevamente, la humedad es extrema y "chorreas" por todas partes. Almorzamos a la vera de un agradecidísimo aire acondicionado  que nos vuelve a la vida y nos da fuerzas para afrontar la tarde de templos en Angkor Wat, la mayor construcción religiosa del mundo. En cuanto llegas y te acercas te percatas que el templo es muy grande y está muy bien conservado. Siang aprovecha para hacernos una puesta al día de las divinidades hindús:

  • Shiva: creador y destructor
  • Vishnú: conservador
  • Brahma: creador
Terraza de los elefantes
Angkor Wat impone
Culto budista de carne y hueso
Angkor Wat está dedicado a Vishnú, y según dice Siang dentro del templo había muchas estatuas de Visnhú y Buda a las que les falta la cabeza fruto del saqueo sufrido a principios del s.XX. Vemos multitud de bailarinas apsara en sus paredes, relieves en la piedra con imágenes de la época e incluso los monjes de una pagoda cercana cuidan y veneran las estatuas de Buda que quedan. Pasamos un buen rato subiendo y bajando, vemos la biblioteca, las piscinas de purificación y nos sorprende que a pesar de la multitud que efectúa la visita como nosotros se respira silencio y paz, tanto, que, si cierras los ojos, puedes llegar a imaginarte el culto de los siglos XI y XII cuando según los historiadores, alrededor de los templos, en Angkor (la capital), dentro de las murallas, había casas de madera donde vivía la población. 

Una de las vistas más increíbles de Angkor
Y es al acabar la visita, cuando abandonas Angkor Wat que te espera la última sorpresa, un maravilloso lago donde, si no sopla el viento, se refleja la maravillosa silueta del templo, wow!!!
Día intenso de visita cultural que nos obliga a volver al hotel buscando un poco de relax. Noche de cena en el Hard Rock de Siam Reap, peor que el de Saigon y con poco para contar. Vuelta al hotel en Tuc tuc, las simpáticas motos con remolque que pasean turistas arriba y abajo.

viernes, 23 de septiembre de 2016

Vende y compra, la edad no importa en Cai Rang (Can Tho - Siem Reap día 16 #vietnam16im)

Ropa tendida en popa, la casa en una barca
Hoy hemos vuelto a madrugar, queríamos salir pronto para visitar el mercado flotante de Cai Rang que según dicen es de 6 a 8 de la mañana cuando registra su mayor actividad. Así, a las 7h en punto listos para irnos, furgoneta y al puerto donde nos subimos a una motora para navegar por el mercado. La primera sorpresa son los barcos, grandes, de madera vieja y bastante descuidados ocupando gran parte del río cargados de remolachas, calabazas, patatas y otros "tubérculos". Cada uno muestra su mercancía gracias a un bambú que exhibe en altura el producto o los productos que vende mientras su tripulación llena bolsas y más bolsas de compra "al detalle". El sistema es sencillo, se acercan barcas pequeñas que pactan cantidad y precio con los grandes barcos y ya está, mercancía vendida y comprada. Además, pequeñas barquitas se mueven por el mercado ofreciendo comida y bebida, son los bares acuáticos!!! Observamos los barcos con detenemiento y descubrimos que la gente vive en ellos, ropa tendida en la popa, niños y jóvenes de mirada triste que cargan y descargan kilos y kilos de nabos y patatas, infancias perdidas de difícil recuperación.

La edad no importa para vender 
Barca de servicio en el mercado de Cai Rang
Compra y vende, estás en el mercado
Flotando a todas horas
Marina se ha quedado con los ojos como platos ante el mercado, ella que esperaba barquitas muy bien pintadas con mujeres bien vestidas vendiendo fruta y verdura, con muchos colores al estilo tailandés!!!!

Noodles artesanales
Tras el paseo arriba y abajo en barca nos adentramos por un pequeño canal que nos lleva a un negocio artesano de "vermicelli de arroz". Vemos como hacen la pasta parecida a la de un crêpe, la pasan por la plancha y después se coloca en soportes de bambú para secarse al sol. Cuando todo está bien seco, es el momento de cortar la pasta y hacer noodles. Uffff, menudo trabajazo y qué calor!!!!

Es momento de volver al hotel en Can Tho, recoger trastos en el hotel y rodar por 4 horas hasta Saigon para subirnos al avión con el que abandonaremos Vietnam.

Rato de aeropuerto doméstico con pocos o ningún entretenimiento, retraso en la salida del vuelo y llegada a Siem Reap (Camboya) pasadas las 21h. Es el momento de recoger maletas, rellenar nuevos papeles y pensar que o hemos ido dando con los torpes del aeropuerto y nos hemos ido retrasando, o no hemos sabido escoger a los más hábiles. Todo ello da como resultado que somos los últimos en abandonar el aeropuerto y que nuesras maletas están mareadas de tantas y tantas vueltas que han dado.
Y que alegría cuando por fin salimos y vemos que nos espera un simpático camboyano aguantando un cartel que reza: MONICA MORO MESA. Es nuestro último guía y se llama Siang que enseguida se preocupa y se interesa por nosotros. La furgoneta nos espera, nos lleva al hotel y salimos a la búsqueda de algún lugar donde cenar,  por suerte un restaurante a punto de cerrar se apiada de nuestra situación y nos hace hamburguesas y sandwich's. 
A dormir, el día ha sido largoooooooooooooooo!

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Mercados muy vivos (Jardin du Mekong - Can Tho día 15 #vietnamim16)

Gallitos de pelea preiosos!
Hemos dormido en la selva vietnamita, en el delta del Mekong entre alguno de sus 9 brazos y a las 7'30h ya estamos a punto para desayunar en el Jardin du Mekong entre bananos y cocoteros. El suelo está mojado, muy mojado, por la noche ha llovido de lo lindo. Hoy empezamos el día de excursión en bicicleta hasta el pueblo de Thi Tran en el que conoceremos su mercado local: Cho Lách. Recorremos los pequeños caminos entre las casas levantadas en medio de la selva y nos sorprenden unos maravillosos gallos en jaulas individuales a la entrada de lo que nos parece una casa cualquiera. Son gallos de pelea (como los de Sant Roc pienso yo!) perfectamente cuidados para ser vendidos, aquí también parecen ser un negocio fácil para ganar dinero. El paseo es muy agradable, no hay demasiado sol y hasta amenaza lluvia. Llegamos al pueblo de Thi Tran y cuando creemos que toca atar las bicicletas, en lugar de ello, las aparcamos en una especie de garaje cuidado por una lugareña. De nuevo Vietnam nos decubre que todo el mundo puede tener un trabajo aquí, en este país en el que todo se vende y todo el mundo puede poner en marcha cualquier negocio creo que hay poca mendicidad, simbólicamente hemos visto en Saigón y nada más por el momento.

Pescado muy muy fresco en el mercado de Thi Tran
Nos acercamos al mercado local, vital y con puestecillos en todas direcciones. La zona del pescado es fresca, fresca, nos llaman la atención peces que van dando saltos en el suelo, acabados de pescar y si lo quieres más fresco, una palangana te lo ofrece nadando en su interior. La carne ya nos parece otra cosa, sin refrigerar y a tope de moscas lo que me hace pensar, y no es la primera vez, en lo bien que me siento habiendo tomado todos la vacuna contra la fiebre tifoidea! 
Finalizamos la visita, recuperamos las bicis y volvemos a los bungalows que tan bien nos han acogido por una noche. Recogemos trastos y nos vamos hacia Can Tho, nuestro próximo y último destino en Vietnam. En cuanto llegamos nos damos cuenta que hemos aterrizado una ciudad moderna (lástima que apenas sean sólo 24hs) que invierte la tradición: el sur es más cosmopolita que el norte de Vietnam.  Comida rapidita y visita a un templo chino y una pagoda, misión cumplida nos vamos al hotel!!!!!
Vendo patos, te tocas un pie?
Nos recibe un hotel flamante, un 4 estrellas en muy buenas condiciones: piscina, gimnasio, skybar y resto de comodidades. Pol y Marina están cansados, los 13 días de viaje a buen ritmo que acumulamos empiezan a pesar y se nota. Por ello decidimos hacernos un regalo, un buen masaje, lo que es una buena tradición a buen precio en este país. Disfrutamos de 40 minutos de gloria mientras dos hábiles mujeres nos masajean la espalda, wow, que lujazoooooo!!!!! Piscina, ducha y paseo hasta la hora de cenar. 
Decidimos ir a un restaurante local el Phuong Nam en el que Xavi se atreve con un plato de cocodrilo a la brasa. Paseamos por la animada ciudad de Can Tho y despedimos el día desde el sky bar del hotel contemplando los neones de la ciudad desde un 10º piso.  Y se acabó! que mañana a las 7h nos vamos a ver los mercados flotantes!!!!

Deseos en los templos chinos

martes, 20 de septiembre de 2016

De película: el delta del Mekong (HoChi Min – Delta del Mekong día 14 #vietnam16im)

El Mekong, e impone!
 Empezamos el día pronto, con Trang, nuestra guía, y el conductor camino del Delta del Mekong. Necesitamos dos horas de carretera para ver el río, el de los 9 brazos, que luce enorme y marrón, absolutamente marrón. Llegamos a un pequeño embarcadero en el que nos espera una barca a motor, barca que parece haber tomado prestadas las sillas de bambú de cualquier terraza para ahora pasear turistas cómodamente sentados. Nos acomodamos y la barca baja ágil por el caudal, una primera parada en una fábrica artesanal de ladrillos, segunda parada en un negocio de cocos (pelado manual por hombres ayudados de un pincho clavado en el suelo y un machete) y pequeña fábrica de caramelos de coco. Las visitas nos llevan las manos a la cabeza, menudas condiciones de trabajo, empezando por hornos que queman 12 díaschicas sentadas en banquitos con una tele por toda compañía y envuelve 1, 2, 3, 100, 1000 caramelos a mano. Siempre es interesante conocer la realidad del país  que visitas aunque, en ocasiones, si te acercas mucho se te encoge el corazón.
Duro trabajo, pelar cocos todo el día
Mujeres trabajando con una tele por compañía
Transporte de cocos por el Mekong
Abandonamos la barca a motor y cogemos bicicletas, agradable paseo entre bananos y palmeras hasta llegar a un restaurante tirado y perdido en el delta del Mekong. No hay carta, sólo un menú único de especialidades vietnamitas cuya estrella es un pescado aguantado en un soporte de madera como si aún estuviera nadando, es el famoso pez de oreja de elefante del delta, que por cierto, a pesar del reparo inicial viendo como nuestra camarera lo servía a base de golpes con la mano, luego resultó estar riquísimo.
Pez de oreja de elefante listo para consumir
Cocinando a la vietnamita, mis rodillassssssss
Con la barriga llena, pequeño recorrido en bici por la selva hasta llegar a un pequeño embarcadero donde nos espera "el gondolero de Vietnam", ahora navegaremos por canales pequeños sin motor, como en las películas americanas, sin ruido, deslizándonos por los canales y... esperemos que no salga nadie por la orilla agazapado tras la exhuberante vegetación. Ha sido una buena experiencia! Llega el momento de recuperar la barca a motor y acercarnos a un embarcadero en el que por arte de magia nos espera nuestro chófer, mira que bien, ahora hacia "chez l'habitant". Recorremos caminos y caminitos hasta que la furgoneta se detiene en algún punto del delta del Mekong en Ben Tre. Nos rodean gallinas y otros animales en el momento en que abandonamos la furgoneta y nos dicen que hemos de caminar mientras observamos como un simpático vietnamita carga nuestras maletas en su moto y desaparece por el camino!!! Caminamos 5 minutos entre selva y alguna casita hasta que llegamos al Jardin du Mekong, lo que sería una casa rural con bungalows de lujo en medio de la selva, qué gustazo! Ayudamos a cocinar la cena, ya somos todos unos cocineros vietnamitas cocinando banh xao, los crêpes con gambas, cerdo, soja y "noix de coco". También comeremos pescado envuelto en hojas de banano que están haciéndose en unos pequeños hornos de leña. Cenamos lo que nos han cocinado las mujeres de la familia local y alguna que otra especialidad cocinada por nosotros, todo estaba buenísimo!!!!! Llega el momento de relajarse, pies a remojo en citronela y masaje de pies para poner punto y final a un día redondito.

Los niños empiezan a notar los 15 días fuera de casa, Pol reclama sus rutinas para estar tranquilo. A las 22h todos en la cama, sueño... buenas noches y hasta mañana.

lunes, 19 de septiembre de 2016

Caos moderno en Saigón, pero caos al fin y al cabo (Hoi An – Ho Chi Min día 13 vietnam165im)

Gambas y cualquier cosa desecada en el Mercado chino
Quizás el Mercado de San Miguel de Madrid
 Tiene origen vietnamita?
Hoy nos ha tocado madrugar, a las 5h en pié para volar a Ho Chi Minh . Dejamos el hotel camino del aeropuerto de Da Nang ya las 10h aterrizamos en Saigón . Nos recibe una ciudad moderna, o mejor dicho una ciudad mucho más moderna y cosmopolita que cualquiera de las que hemos pisado hasta ahora Hanoi, la capital, incluida. Por primera vez en nuestro viaje nos va a acompañar una mujer guía, Trang. Nos da la sensación de que sigue el calor sofocante aunque quizás la temperatura no es tan alta aquí. Nos subimos a la furgoneta que es nuestro transporte y enseguida comprendemos que una ciudad con 10 millones de habitantes sin metro ni tranvía supone la invasión de las motos que circulan como y por dónde las da la gana. No soy experta ni en polución ni en contaminación pero en Saigón no hace falta buscar explicación a las mascarillas que lleva la gente, rápidamente identificamos tubos de escape que dejan ir humos grises y negros en cantidades importantes me parece que las ITV's no han llegado a este país.

Visita rápida a la ciudad: Mercado chino de Cho Lon, catedral de Notre Dame y el edificio de Correos del mismísimo Gustave Eiffel, ya tenemos hecho el recorrido de "Saigón monumental", uy no, faltbaba el teatro municipal que vemos "de pasada"  ya que tanto Marina como Pol están cansados ​​de monumentos. Por suerte nos aparcan en el hotel ta el día siguiente, libertad !!!!

Catedral de Notre Dame
Hacemos caso de las recomendaciones de la chica de recepción para ir a comer, el primer restaurante de TripAdvisor nos dice, y así, tras derretirnos caminando por las calles de Saigón llegamos a lo que nos parece una casa colonial reconvertida en restaurante. Para variar no hay aire acondicionado , los ventiladores caen lejos y no nos secan, Dios mío !!!! Alrededor de las mesas hay pequeñas cocinas que creemos entender ofrecen diferentes tipos de cocina y platos, la idea parece curiosa pero el resultado ha sido malísimo, entre que nosotros no hemos entendido la carta y el camarero ha ayudado poco o nada hemos comido muy malamente en el Restaurante NGON (160 calle Pasteur en Ho Chi Min).

Volvemos al hotel, reposo y a la calle en la ciudad de "las imitaciones", momento de explorar el Mercado de Ban Thanh y la calle Le Loi que parece lo más cosmopolita del lugar. Con algunas compras realizadas llega el momento de cenar en el Hard Rock Café, taxi y hacia allí que nos vamos. Ooooooh nachos, hamburguesas y ribs, qué festival !! Además al ser sábado nos encontramos con música en directo que nos acompaña en una magnífica cena. Los más contentos Pol y Marina que no comen un cuenco de arroz en una comida desde hace 12 días. Paseo rápido por el mercado nocturno para volver al hotel, mañana nos vamos en el delta del Mekong.

Correos by Gustave Eiffel
Negociaciones en Ban Trah
Caos del bueno en las calles de Saigón

domingo, 18 de septiembre de 2016

Conociendo y viviendo la vida rural de Hoi An (Hoian día 12 #vietnam16im)

Nos despertamos en Hoi An por segunda vez, hemos dormido dos noches seguidas en el mismo sitio, eso no nos ocurre a menudo en este viaje! Hoy a las 9h cogeremos bicicletas y nos iremos al campo, al pueblo de Tra Que, sí, sí, y silbaremos como lo hacía la troupe de Verano azul hace unos cuantos años. Salimos del hotel con nuestro guía Bièn subidos a 4 flamantes bicicletas dispuestos a vivir una mañana en la campiña aprendiendo de campesinos vietnamitas, cocinaremos lo que luego comeremos y veremos muy de cerca como se vive en este país. Parece que el tiempo nos acompaña, luce nublado lo que agradecemos enormemente, así no molestará demasiado nuestro querido Lorenzo, el sol. Pedaleamos entre charcas de agua que son "criaderos de gambas", entre dos siempre hay una pequeña casa de paja para el guarda que vigila por la noche. En las charcas se ven unos aparatos formados por palas para remover y oxigenar el agua cuando no sopla el viento. Es cierto que en todos los restaurantes aparecen las "shrimp" cocinadas de diversas maneras pero con poco gusto a gamba, más bien no saben a nada. Me viene a la memoria el negocio Bubba gump de Forrest Gump, igual se inspiraron aquí, ya que según Bièn con las gambas puedes hacerte rico.

Xavi campesino vietnamita
Banh xeo handmade con nuestras manitas 
Llegamos a lo que nos parece una "casa de pagès" (casa de campo) vietnamita y nos invitan a vestirnos con la típica casaca vietnamita de campesino, será que en los países comunistas uniforman a la gente que trabaja en el campo? Salimos a pasear entre los cultivos, verduras plantadas a derecha e izquierda y ecológicas, mira que bien! Llega el momento de la práctica como en cualquier buen máster que se precie, se aprende haciendo, y dicho y hecho, azada en mano removemos un trozo de tierra, abonamos la tierra (que parece arena de playa) con algas marinas, plantamos lechugas y regamos,. ea! Trabajo hecho!!!
Volvemos a la casa, nos espera un reconfortante masaje de espalda y pies, bienvenidos tras el esfuerzo!!!

Y ahora nos ofrecen un bonito delantal, ay eso significa a cocinar. Maceramos pescado (parece algún hermano pequeño del atún) con verduras "en papillote" dentro de dos hojas de banano y después nos iniciamos en el banh xeo, los crêpes con cerdo y gambas decorados abundantemente con cebollino. Pues no nos ha salido nada mal y estaba todo muy rico, a ver si la familia se anima a repetir cuando estemos en Barcelona!Con el estómago lleno tras un agradable almuerzo en el jardín es el momento de volver con nuestras bicicletas. Y hablando de bicicletas, menudo reto ir con ellas por Vietnam por donde te da la gana: que quiero cruzar ambos sentidos de la marcha, adelante! que ahora voy contra dirección, ningún problema! que ahora tengo que girar a la izquierda metiéndome en un carril contradirección, no pasa nada! un semáforo, y eso? Así, dándole a los pedales voy pensando en nuestras salidas en bicicleta por Sitges, siempre evitando carreteras y coches, no sé como Xavi no tiene los pelos de puntaaaaaa
La ley de los semáforos en Vietnam
Antes de llegar al hotel visita a una pagoda en la que nos encontramos a los monjes en pleno rezo. Llega el momento de recuperarse un poco en el hotel, piscina y aire acondicionado a partes iguales para despedirnos por la noche de Hoi An. Hoy es sábado y Hoi An está repleta de gente que camina bajo los farolillos de las calles escuchando música y canciones por todas sus esquinas.
Cenamos en el Café 96, muy muy bien, y haciendo honor al concepto máximo de "comida casera", cepillos de dientes de los propietarios en los lavabos incluidos!!! Lástima del insoportable calor que ni los ventiladores consiguen disimular.
Tras la cena paseíto deleitándonos con los farolillos de colores que cruzan las calles del centro histórico de Hoi An y como si estuviéramos en el cuento de la cenicienta a las 22h puntualmente tiendas, restaurantes, cafés y farolillos se cierran y se apagan al unísono. Toca cerrar maletas y mañana vuelo a Saigon, los días corren y no se detienen!!!!
Família sobre ruedas
Noche devota en Hoi An
Farolillos en Hoi An

Puedes añadir el post a tu libreta: