Print Friendly Version of this pagePrint Get a PDF version of this webpagePDF

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Fué bonito mientras duró

Y ya hace un año? Seguro? No nos hemos descontado? No pueden haber pasado doce meses en un suspiro, en un abrir y cerrar de ojos, en 365 días de miradas, de momentos para guardar en la memoria. El proyecto nació y se embaló un mes de agosto entre chapuzones, viajes y ambientes caldeados, para enrolar a un grupo de profesionales que decidieron perseguir juntos un sueño: humanizar la atención en salud.
Por una mirada un mundo...
Y... La rueda empezó a girar: más de 100 comentarios en el post "origen" que #dejaconlabocaabierta  en talleres y charlas cuando se explica aquello de... los blogs son conversación.  Nocturnidad y alevosía ante un Gdocs con 9 colegas metiendo mano en un texto de presentación para la prensa (y Enma epatada mirando fijamente letras que aparecían, se borraban, se movían y cambiaban de color, la magia !!!!) Artículos "de todos los que han querido" en el blog, calendarios, aplicación móvil, mapa de adhesiones de instituciones por toda la geografía española, fotografías de grupos de participantes, carteles, y un largo etcétera de actividades, materiales y propuestas que todos hemos metido en la mochila. Así, a pocos minutos de cerrar esta iniciativa (Mónica corre, corre que no llegas!), hace unas semanas, se lanzó el reto de valorar lo que para cada uno ha supuesto todo ello.
A mí me cuesta ser objetiva, soy casi adicta a la filosofía más pura del 2.0 pero haciendo un esfuerzo diría:
- Los proyectos colaborativos empiezan con mucha fuerza: en dedicación, en ideas, en compromiso, en sueño pero irremediablemente con el paso de los días se van desinflando y se hace necesaria la figura del cheerleader/fustigador encargado de "que no decaiga la fiesta" (amigo Serafín se merece un Oscar para este papel)

- Es vital planificar e incluso dosificar el esfuerzo como si de una carrera de fondo se tratase para no morir en el intento si queremos seguir dando coletazos por la Red un mes después.

- Lo que empieza como un grupo de amigos bien avenidos hipertrabajadores va marcando diferencias en el avance de la iniciativa para acabar clasificando a los participantes en: los que curran, los que dicen que lo hacen, los que hacen ver que curran y los que ni curran ni disimulan (desde el cariño como diría @albanta)

- Las iniciativas "sociales online" con aportaciones personales en cualquier dirección deben tener fecha de finalización, el modelo se agota y no hace falta perpetuar la agonía digital dejando la Red llena de zombies.

- Y si el "por la cara" del proyecto lleva tiempo durando, cuidadín, cuidadín no se enquiste y debamos pedir ayuda para pagar la hipoteca a fin de mes.

Por todo ello, hemos cambiado? Sí, rotundamente sí! Hemos creído y trabajado por las personas en algunos de sus momentos más vulnerables, cuando ocurre un problema de salud. En cada adhesión y en cada testimonio las emociones han estado a flor de piel para crecer como profesionales y centrarnos en "lo importante". Para mí un lujo y una gran satisfacción haber aportado granitos de arena a todo ello y haber tenido la oportunidad de "codearme" con personas excepcionales, gracias una vez más.
¿Nos miramos?
Así, a modo de conclusión me quedo con que gracias a los esfuerzos de todos hemos conseguido encontrar  humanidad en rincones donde todo estaba oscuro.  Si en adelante queremos dar más pasos, más altos y más largos el testigo está en www.diferenciate.org esperando para que #diferencia_T no pase a formar parte de ese cementerio digital de elefantes donde enterramos los "proyectos sociales que fueron muy bonitos mientras duraron".

Un besote y un abrazo de los grandes desde aquí a tod@s los que nos hemos diferenciado en este año, seguro que lo mejor está por venir.

NOTA: este post participa del #CarnavalSalud de diciembre 2012, en wikisanidad podéis encontrar todos los posts escritos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes añadir el post a tu libreta: