Print Friendly Version of this pagePrint Get a PDF version of this webpagePDF

martes, 3 de mayo de 2016

Misión, visión y valores ¿Eso es todo amigos?

Estoy en la recta final, a poco menos de mes y medio de mi concluir el máster en Dirección de Comunicación que inicié en septiembre de 2015. Me está costando llegar a la meta, los jueves-viernes-sábado de dedicación presencial a los que sumo trabajos y trabajitos empiezan a ser duros de roer. Pero como dije por aquí y a todos los que me preguntaron con cara de sorpresa, este máster es ahora o nunca, así pues lamentos fuera y adelante con "el turrón".

Signos de identidad
Según creía, definir la misión, la visión y los valores en una Organización era lo correcto, lo esperado y sobretodo lo más académicamente indicado. Mi colega Víctor me repetía, a veces de manera insistente e intransigente, que la misión es lo que hacemos, la visión lo que queremos ser de mayores, y a todo ello hay que añadirle los valores importantes y que marcan el carácter de nuestra entidad. Y yo ahí andaba, buscando las superdefiniciones, las frases redondas que vistiesen al tridente corporativo. Y como ocurre en las películas cuando crees que ya has dado con el asesino, aparece una prueba que nadie conocía y todo cambia. Así me ocurrió el sábado, cuando apareció Ricardo en clase y empezó a hablar de propósitos y creencias corporativas que impactaban directamente en la reputación de una Empresa. A ver, a ver, no hablábamos de misión, visión y valores? ¿Y esto ahora donde encaja? Os aseguro que no fue fácil pero creo que al final "lo pillé":
  • El ¿Porqué? o el ¿Qué? de una entidad lo conforman el propósito y la misión
  • La visión, a donde queremos llegar es nuestra estrategia
  • Los valores han de reflejar nuestras creencias
Así pues, la suma de nuestro propósito y nuestras creencias corporativas han de dar como resultado nuestra identidad aspiracional que nos llevará a nuestra reputación o identidad percibida.

Y así quedaron las cosas según una brillante explicación, casi molecular, de Ricardo en la que desgranó todos estos conceptos, usados en ocasiones con muchas ganas y pocos argumentos. Como él dice,  "el contenido es la actitud ya que la reputación se fundamenta principalmente en experiencias directas y lo que otros dicen".

Entonces, con el propósito y las creencias en el bolsillo llega el momento de elaborar un tagline, un mensaje directo, simple y memorable de lo que realmente te hace único y relevante para tus grupos de interés.

Y para entender todo este lío de la mano de alguien que lo hace sencillito, os dejo un video de Juan Manuel Mora, vicerrector de comunicación de la Universidad de Navarra sobre qué es y como funciona la comunicación institucional.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes añadir el post a tu libreta: