Print Friendly Version of this pagePrint Get a PDF version of this webpagePDF

sábado, 26 de febrero de 2011

Buen@s y mal@s, industria farmacéutica: no gracias!!

Hace años que trabajo en un laboratorio farmacéutico y como me dijo @itato en el último tweetup de #hcsmeuES  "como cuesta quitarse el Sanbenito" cuando intentas hacer las cosas de otra manera.

La movida del 2.0, intensa desde principios de 2010 ha mostrado con fuerza esa desconfianza y miedo a que la industria farmacéutica participe con normalidad en proyectos e iniciativas de diversa índole. Cuando surge una idea, generalmente colaborativa en la que se buscan buenos profesionales de la salud que aporten sus conocimientos, las farmacéuticas sistemáticamente quedan excluidas por si a algun@ se le ocurriera relacionar el proyecto con "alguna otra cosa". De verdad, ya cansa... 

Encima, cuando finalmente demostramos una y otra vez que: podemos tener ideas, que somos profesionales de la salud trabajando en la misma dirección, que aportamos y ayudamos, al final nos piden educadamente que nos escondamos, sí, que nuestra marca no aparezca no vaya a ser que venga un tercero que triunfalmente proclame aquello de: "sabes que detrás de X está la farmacéutica Y, mira tú que callado que se lo tenía".

¿Y porqué hemos de escondernos? Movistar, por ejemplo, patrocina conciertos de música y los que van cuando salen no quedan marcados como hard users del operador, incluso agradecen haber podido asistir al concierto!!

¡Yo no quiero esconderme! Las farmas son grandes proveedoras de contenidos y expertas en las patologías para las que han desarrollado medicamentos, así pues, no lo desaprovechemos, podemos generar proyectos comunes beneficiosos para todas las partes. El modelo paga y calla a conveniencia debe desaparecer. Si una farma forma parte de un grupo de trabajo con otros actores de la salud como hospitales, centros de salud, administración, aseguradoras, etc.. siempre ha de ser para mejorar la salud de tod@s, o l@s otr@s no trabajan en esa dirección ¿?¿?

Cierto que las farmas no son ONG's, nunca han dicho que lo sean ni que quieran serlo, pero tampoco lo han dicho otras muchas instituciones privadas que participan en salud y.... no pasa nada! Gente mala: con malas ideas, profesionalmente mediocres, humana y socialmente anodin@s está en todas partes (Administración, centros de salud, hospitales, mutuas médicas, laboratorios farmacéuticos, etc.)y al final, por suerte, volvemos al principio, las personas marcan la diferencia. 

¿Podéis imaginaros un panorama en salud sin industria farmacéutica? Yo no.

12 comentarios:

  1. De acuerdo. Tanto como con que los médicos que viven de farmacéuticas, empresas tecnológicas, de consumibles, revistas o periódicos, se venden con todo descaro.

    ResponderEliminar
  2. El negar el papel de las farma en el panorama sanitario es como negar que enfermería es una parte del equipo de asistencia. Son viejos prejuicios que a nadie favorecen. En los simposios organizados por las farmas, cada uno debe ser capaz de discernir qué contenido es ciencia y cuál puro marketing.Y en cuanto a tu propio rol en la web 2.0: yo soy yo sin mi servicio detrás (con todos los respetos y demás). De la misma forma, tú eres tú sin Menarini detrás.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado el post, Mónica, ya no por lo que dices o lo que no, sino por el hecho de que lo digas; es complicado encontrar a profesionales de la industria farmacéutica que reclamen su papel en los medios de una forma tan abierta.
    Dicho esto, comparto lo que comentas sólo parcialmente, esto es, ¿es la industria una parte Imprescindible del panorama sanitario actual? Por supuestísimo; de eso no cabe duda alguna.
    ¿Justifica esto primero las relaciones que la industria establece con los profesionales a nivel individual y mediante los programas de formación continuada?... ahí ya tengo mis dudas; esto es, es complicado ser juez y parte; no se puede pretender de la industria farmacéutica un papel neutral en su implicación en labores de las que se devienen sus beneficios (como es lógico; de todos modos, de decir que la industria farmacéutica no es una ONG a que ocurra lo de Pfizer en Nigeria hay un paso Muy Muy Grande).
    Con lo que respecta al patrocinio de eventos, la comparación de Movistar con los conciertos/eventos no me parece del todo ajustada al asunto de la salud por el hecho de que la salud: 1) no está muy claro que socialmente se quiera -incluso se pueda- considerar un bien de consumo; 2) uno puede decidir no utilizar la red de telefonía móvil; uno no puede decidir si utilizar o no la salud o la enfermedad.

    En resumen: ¿industria farmacéutica? Sí, gracias, de forma transparente, con delimitación de funciones, cumplimiento de la legislación vigente y parámetros que garanticen la independencia de la in-formación que reciben los profesionales (por no hablar de la de los pacientes, cuya publicidad directa está, de momento, prohibida).


    Un saludo
    Javier Padilla
    R3 MFyC Sevilla.
    http://medicocritico.blogspot.com

    [por cierto, un buen punto de interrelación entre profesionales de la industria farmacéutica y profesionales sanitarios críticos con las actuales relaciones serán las jornadas Farmacriticxs de Madrid, Bilbao y Granada, donde habrá gente de Farmaindustria, responsables de FMC de alguna Empresa Farmacéutica, médicos de familia, médicos residentes, estudiantes de medicina, farmacéuticos...]

    ResponderEliminar
  4. Pues estoy de acuerdo en que lo que dices pero también me gustaría matizar que mientras existan estudios donde las recomendaciones se maquillan de acuerdo con el interés económico del laboratorio que lo patrocina, pues baja la credibilidad científica y además todos conocemos "repres" que inician la visita otoñal alegrándose del mal tiempo porque así se van a reagudizar pronto los Epocs y ellos venden más inhaladores o más antibióticos, mientras se escuche esto por parte de la industria es complicado pensar que todos estamos en la dirección de la salud, más bien parece que la industria va en sentido contrario.
    También en mi comunidad hace tiempo que se etiquetaron multitud de antitusivos y mucoliticos como UTB y el usarlos te resta productividad porque generas gasto injustificado, pero la industria no por ello aplican la ciencia y dejan de venderlo, es más los representantes, que por otra parte hacen su trabajo, te dicen que funciona y que uno va mejor que otro, asi que otra vez se alejan de la evidencia científica.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por vuestros comentarios!!

    Rafa, comerciales que se vendan descaradamente los hay en todos los sectores, como bien indicas son "comerciales".

    Jomeini, me ha gustado cuando dices que cada uno decide si quiere ciencia o quiere marketing, ya que en muchas ocasiones olvidamos que el profesional es libre para elegir.

    Javithink mi post iba en la dirección de cambiar o rediseñar las relaciones entre profesionales o pacientes con la industria farmacéutica, así deberemos buscar nuevos modelos. Y discrepo, creo que algunos laboratorios ofrecen buena formación continuada y otros copian mal. Insisto que el valor de las acciones está en las personas.

    Monica ni todo es blanco ni todo es negro, así la industria farmacéutica en ocasiones actúa mal pero otros actores de la salud también, si Administración y aseguradoras están libres de toda culpa veremos si se atreven a tirar la primera piedra.

    ResponderEliminar
  6. A mí también me ha gustado la existencia de esta entrada y tu valor por escribir el texto.

    Desde luego, las farmacéuticas están en una situación compleja. Su principal problema es que basan su negocio en la desgracia de la enfermedad y, aunque esto es lícito, necesario y positivo (caray, qué haríamos sin fármacos), deja abierta la puerta a la desconfianza.

    Así pues, ¿qué hacer? Pues yo propongo un par de consejos, que creo en la horizontalidad de los colectivos:

    1. ¿Industria farmacéutica y formación? Bueno, pero formación sin publicidad, por favor y, si no es mucho pedir, sin conflicto de intereses.
    2. ¿Industria farmacéutica e investigación? Bien, siempre que esa investigación se oriente hacia las necesidades reales de la población y no hacia las de la propia industria.

    Claro que seguir estos dos puntos podría resultar contraproducente para la industria. Un lavado de cara sin resultados asegurados que podría salir muy caro.

    Enhorabuena por la entrada.

    ResponderEliminar
  7. Escribi un comentario largo largo ayer tarde desde mi móvil pero por lo visto no se cargó :-(, Qué rabia...

    Venía a decir q las personas son como son y además tienen un trabajo para vivir; esto es, no pueden prescindir de la influencia de un cargo que ejercen de forma temporal pero tampoco sus responsabilidades profesionales les impide tener autonomía de opinión y acción..afortunadamente.

    Por eso es absurdo juzgar a alguien exclusivamente valorando su profesión.

    No podemos silenciar o menospreciar ninguna voz sólo porque haya sido prejuzgada públicamente de poca credibilidad. La credibilidad la tiene ganada cualquiera desde el punto y hora que actúa con trasparencia y honestidad para ayudar a los demás y lo que digan otros..a mi, PLIN.

    ResponderEliminar
  8. En mi opinión, las farmas arrastran un problema de reputación producto de algunas malas prácticas en tiempos pretéritos. Ha llovido desde aquello, pero la herencia quedó grabada a fuego y no siempre se ha trabajado en la dirección correcta para revertirla. Es increíble pensar que la imagen pública de las farmas está casi al nivel de industrias como la tabacalera o armamentística... Por Dios, ¡que investigamos, fabricamos y vendemos pastillas que curan enfermedades! Si no es lícito ganar dinero con la salud, perfecto, cerramos y que los Gobiernos asuman el coste de la investigación en salud.

    Por otra parte, Mónica, admito que en cierto modo me 'pone' el papel de malo. Siempre me gustaron más los indios que los vaqueros. Cambiar esa reputación es un gigantesco reto de comunicación.

    Gracias por la entrada
    http://twitter.com/v_colme

    ResponderEliminar
  9. De acuerdo en todo, pero, como dice karusito83, se requiere un gran esfuerzo de comunicación, especialmente cuando hay laboratorios que todavía siguen con malas prácticas.

    ResponderEliminar
  10. Emilio, tus dos propuestas son buenas, lo importante es conocer las reglas del juego como ocurre en todos los sectores. Coincido en advertir y diferenciar formación - información y publicidad.
    Irene creo que has usado las dos palabras que estamos reclamando todos: honestidad y transparencia, con ellas sólo muchas cosas mejorarían.
    Víctor, me quedo con el reto: cambiar la reputación de las farmas, hay que atreverse e intentarlo, hace demasiado tiempo que sólo se lamentan.
    Pharmacopeo ya sabes que no siempre llueve igual para todos.

    ResponderEliminar
  11. A mi parecer las farmas que cambien el chip, innoven y realicen formación sin pensar en el retorno directo sino apostando por el cambio de su imagen a medio plazo, tendrán a su favor un aspecto diferenciador sobre el resto que las destacará sin duda.
    La transparencia es una de las características que más se valoran actualmente y que mayor importancia tendrá de cara al futuro en todos los ámbitos. El mundo 2.0 es, o debería ser, transparencia en estado puro.
    Vincularse con esos valores y hacerlos llegar a la comunidad sanitaria no puede nunca restar sólo puede sumar. Este es un ejemplo, pero podríamos hablar de otros...

    ResponderEliminar
  12. Hola, Mònica.

    Acabo de llegar por primera vez a tu blog y me ha sorprendido mucho (y gratamente) esta primera entrada que leo. Creo sinceramente que, como en todo, hay buenas y malas intenciones en la industria farmacéutica; o mejor dicho, enfoques más humanos y más económicos, que cada uno decida cuánto de bueno y malo tiene cada cual.

    No obstante, muchas veces parece que uno se centra mucho en la parte mala de los hombres y mujeres grises que hay en las farmas. Y no tiene por qué ser así.

    Digo más, independientemente de la opinión que se tenga de las empresas farmacéuticas, su contribución al panorama sanitario, como tú indicas, es básica, y algo tienen que poder y deber decir al respecto de cualquier problema sanitario. Añadiendo algo más a lo dicho por Jomeini, es no sólo responsabilidad sino el deber de cada uno discernir activamente entre aquello que va en pos de mejorar la salud y aquello que es el marketing que una empresa necesita para subsistir como entidad capitalista.

    Un saludo y encantado de haber entrado a tu blog por primera (que no última) vez.

    ResponderEliminar

Puedes añadir el post a tu libreta: