Print Friendly Version of this pagePrint Get a PDF version of this webpagePDF

sábado, 10 de noviembre de 2012

Al fin... libre !!!!

Ayer me fuí a cenar con mis "amig@s del Tecnic", sí con mis amig@s del cole, de hace.... unos cuantos-muchos años, tantos como...35? Son aquell@s niñ@s con los que a golpe de travesura, amores adolescentes y despedidas (que nunca eran "un adéu per sempre") nos hicimos mayores para con 18 años separarnos y enfrentarnos al mundo. Ha pasado el tiempo y cada uno con su vida y sus vivencias acude a la llamada y nos vemos, de vez en cuando, con la ilusión del reencuentro para, comprobar "en carne y hueso" que tod@s estamos BIEN. A mí, me gusta saber, que ell@s siguen ahí, que pasamos años sin saber unos de otros y de golpe, por algún motivo desconocido, sentimos un cosquilleo extraño y necesitamos vernos. Necesitamos, sobretodo, escucharnos y contarnos, igual que hacíamos en las horas pasadas en el patio del colegio, lo que nos gusta, lo que no nos gusta y lo que queremos ser de "mayores". 

Institut Tècnic Eulàlia (Casa Pons Arola de 1912) 
Ahora, como decía más de uno el jueves, estamos en un momento de reinventarnos, de recuperar "nuestra vida" pues nuestros querubines crecieron y empezamos a asumir que los años han pasado rápido, muy rápido.
Mientras cenábamos, entre anécdotas habituales de tiempos escolares (y eso que no hicimos la mili juntos!), risas y conversaciones variopintas, aprovechamos para repasar lo que cada uno sabía de los ausentes (los que en esta ocasión no habían acudido) y la evolución de los estados civiles de la parroquia. Nada más trascendental pero, al encontrarme flanqueada por dos separados "al fin libres" como me repitieron en diversas ocasiones, les pregunté a que se referían con eso de que su tesoro más preciado era la libertad reconquistada. Mis felices separados lucían orgullosos su libertad hogareña ganada tras sendas separaciones y defendían su soltería, la compañía a demanda  y el hago lo que quiero. Tanto lo argumentaron que casi nos salió alguna cosa parecida a "Los puntos claves de un separado en libertad":
  • No es obligatorio hacer la cama, si no la haces no pasa nada, cuando vuelvas por la noche, allí te estará esperando el fantástico agujero que dejaste por la mañana. 
  • Los polos no se planchan. Calentitos de la secadora estíralos bien o si lo prefieres cuélgalos en una percha y tendrás un perfecto ambientador en casa. 
  • No sufras por conseguir el mando del televisor, ahora es tuyo, sólo tuyo, exclusivamente tuyo. 
  • Por la mañana, cuando te despiertes medio dormido nadie te hablará. Tranquilamente y en silencio podrás ducharte y tras el café empezar a planificar el día. 
  • Los fogones de la cocina si no se usan no se manchan y no hace falta limpiarlos. Hay microondas y grandes platos fríos de la gastronomía que van a hacerte la vida más fácil. 
  • A la cama, por la noche cuando tú lo decidas y consideres, no oirás más aquello de "a acostarse que ya es tarde". Si al día siguiente necesitas palillos en los párpados bueno, es una opción!!! 
  • ¿Cómo hay que dejar la tapa del WC? Este punto es el mayor enfrentamiento masculino-femenino, ya que tanto los hombres en pareja como separados coinciden en su posición aleatoria, como quede cuando acaban (generalmente ellos se marchan sin moverla y nosotras siempre, o casi siempre la bajamos). 
  • No olvides definir y reservar el espacio en el sofá o silla del comedor para tirar la americana, cazadora o prenda de vestir que te apetezca al llegar a casa. 
Reí mucho, sí pero también me quedé pensando que ahora, cuando más de moda están los medios sociales, más conectados podemos pasar el día y no paramos de hablar en términos de compartir, colaborar y un largo etcétera de co's, resulta que en el mundo analógico algunos optan por caminar solos con su libertad "a medida".



Nino Bravo y su "Libre" en 1980

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes añadir el post a tu libreta: