Print Friendly Version of this pagePrint Get a PDF version of this webpagePDF

jueves, 8 de septiembre de 2016

Capitales venidas a menos y paseo en Sampan (Lao Cai - Ha Noi - Nin Bih, día 7 #vietnam16im)

Literas, como en los viejos tiempos
A las 4'35h llega nuestro tren a Hanoi, como nos recuerda Marina: la ciudad que nunca duerme. És cierto, a esas horas, cuando hace un poco menos de calor, la ciudad hierve en frenética actividad. Por suerte nuestra agencia nos ha reservado habitaciones en un hotelito cercano al que nos dirigimos medio dormidos. Allí descansamos un poco, nos duchamos, desayuno y ya volvemos a estar listos para seguir con la ruta. A las 8h se persona Van, nuestro guía, con furgoneta y conductor para llevarnos a Nin Bih, la denominada bahía del Halong interior. Salimos de Hanoi y tomamos la autopista, o al menos así la llaman ya que cualquier parecido con una de las nuestras es pura coincidencia: gente caminando, motos por todos lados, coches, animales y gente más o menos cargada, con bicicleta o balanzas de bambú que la cruza y por si todo esto nos parece poco, algunos incluso son capaces de cambiar de sentido. Y en el caos organizado a la vietnamita siempre suenan las bozinas, y pita que pitarás pero seguro que te apartarás!!! 

Ciudadela de Hoa Lu
Llegamos a un palacio, Hoa Lu, antigua capital de Vietnam en el s. X durante 50 años: Dèn Thò Vua Din Tiên Hoàng (Palacio del rey Din Tiên Hoàng). Van nos cuenta un cuento: había una vez un rey que reinaba con sus amigos y un día uno de ellos le robó mujer y reino. Por ello, dentro de la ciudadela llegamos al esperado templo, en el centro el rey y en los laterales la familia. Hace muchísimo calor, no sé si es el día más caluroso hasta el momento, pero corremos el riesgo de morir cocidos, buscamos la sombra de los pocos árboles del recinto, pasamos por un patio, por otro y ya está, visita "de cortesía" realizada!
Cabra salteada y pollo con tamarindo
Van nos lleva a un restaurante en el que nos recomienda dos especialidades de la zona: cabra salteada y arroz quemado. La cabra no nos gusta demasiado. Nos cuentan que en Vietnam no se cocina con sal, toda la comida se acompaña de salsas que sustituyen a la sal.

Y casi cuando estamos a punto de irnos Van nos da una fantástica clase de palillos. En Vietnam los niños y niñas han de usarlos corrientemente a partir de los 3 años y según por donde los coges demuestras tu educación (lo ideal es cogerlos por el tercio medio, (ni muy arriba ni muy abajo), 1 palillo siempre fijo y el otro aguantado por el pulgar y el índice que es el dedo que se mueve. Cuanto más juntos los mantengas es que mejor los usas.


Paseo en carro
Esperamos a que el sol baje un poco, en Vietnam a las 18'30h empieza a oscurecer y a las 19h ya es negra noche.  Nos subimos a un carrito tirado por bueyes conducido por una risueña vietnamita que nos lleva hasta el pequeño embarcadero de Tam Coc en el que nos subimos a unas pequeñas barcas de madera, "juncos" por parejas para hacer un paseo tranquilo por el río Ngo Dong. Aún no hemos ido a la bahía de Halong per, por las fotos vistas,  es como si los atolones de la bahía hubiesen invadido y colonizado tierra firme, las enormes formaciones rocosas aquí se encuentran rodeadas de vegetación y campos de arroz formando un paisaje único. Llegamos a una cueva mientras nuestro barquero rema rítmicamente, el agua está en calma, parece un espejo y sólo se escucha la entrada y salida de los remos al agua. Y en silencio admiramos un paisaje con unos decorados nunca vistos, con una luz brillante que potencia los verdes y los azules en claro contraste con las nubes blancas y sedosas que parecen salidas de un capítulo de Teletubbies!!!!

Calma absoluta en Tam Coc
Fantástico paisaje
Navegando en la cueva
Nos vamos al hotel, un enorme edificio feo y vacío, nos volvemos a duchar, no paramos de sudar!!! Salimos a las 19'30h a la búsqueda de un sitio para cenar y nos dejamos caer en lo que quiere ser un restaurante francés o al menos de habla francesa. Hamburguesas en la carta, a por ellas!!! Lástima que sean cuadradas y sepan poco a hamburguesa; una vez más comida no asiática mal hecha. Y de vuelta al hotel empezamos a reirnos de la hamburguesa cuadrada sin gusto a hamburguesa, vamos que la han clavado!!!! A dormir que al día siguiente tenemos bastantes kilómetros hasta la bahía del Halong.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes añadir el post a tu libreta: