Print Friendly Version of this pagePrint Get a PDF version of this webpagePDF

viernes, 2 de septiembre de 2016

Vietnam y Camboya, primera incursión asiática (días 1 y 2 #vietnam16im)

Llevávamos muchos meses soñando con nuestro viaje de verano, en Navidad habíamos decidido explorar Asia, un destino al que nunca nos habíamos acercado y que en general nunca había levantado pasiones en casa. Apareció casi por casualidad la propuesta de Vietnam, Marina, nuestra hija,  dijo que amigos suyos habían quedado encantados, a Xavi y a mí el destino nos hizo tilín, se nos antojaba un país con encanto natural, situado a las antípodas de nuestra realidad y con opciones de acercarse a sus gentes. Así, sin mucho más fijamos nuestro destino veraniego. Empezamos a buscar por la Red, blogs, foros, imágenes y... sin mucho más quedamos enamorados de nuestra elección. Optamos por gestionar nosotros el viaje con llegada a Hanoi y vuelta desde Siem Reap (Camboya). Con los vuelos de Qatar Airways en el bolsillo llegó el momento de planear recorrido, estancia y actividades, para ello, tras concurso entre varias agencias locales escogimos a Khoaviet travel, una pequeña agencia local con la que empezamos a enviarnos mails con programas, alojamientos, actividades y todo aquello que íbamos a necesitar en nuestros 20 días de vacaciones. Nuestra agente era Thu, una chica con la que nos intercambiamos muchos, muchos mails ajustando recorrido, actividades, vuelos interiores, alojamientos y precios, sí, sí nuestro presupuesto acostumbra a ser limitado y 4 personas suponen un gran gasto. A finales de marzo teníamos acordado el programa con Thu y en ese momento, al dar la paga y señal quedó todo cerrado, ya teníamos aventura veraniega para “imaginar” los próximos meses.
Pasando el tiempo en el Hamad International Airport de Qatar
Y llegó el 2 de agosto, y subimos al primer avión de Qatar que nos llevaría a Doha (Qatar), luego el segundo a Bangkok (Tailandia) para acabar con un tercero a Hanoi (Vietnam). En total 27 horas de viaje, más de 6 comidas (ya no sé si eran desayunos, almuerzos, meriendas, cenas o todo ello junto y revuelto) y una espera interminable de maletas en Hanoi nos arrojaron a una ciudad caótica y calurosa, muy calurosa una tarde de verano.  Y ahí empezó nuestra aventura, un miércoles 3 de agosto a las 17h en Hanoi acompañados de Van, nuestro simpático guía. Tras sortear millones de motos con 1,2,3,4 y hasta 5 personas llegamos al hotel An Nam Legend situado en el centro de Hanoi. Tuvimos tiempo de ducharnos y salir a cenar lo que nos permitió hacernos una primera idea nocturna (a las 18’30h oscurece) de la ciudad y sobretodo de su centro antiguo. Pol y Marina tras la cena optaron por descansar en el hotel, Xavi y yo salimos a la búsqueda de un café. Y menuda ciudad nos recibió, sin apenas aceras libres en sus calles (las pocas ocupadas por infinidad de motos aparcadas o puestecillos de comida callejera) te obligaban a caminar por el asfalto con mil ojos en todas direcciones ya que podías ser arrollado por motos, coches, furgonetas, bicicletas, xich lo (ciclotaxis) o por cualquier persona acarreando balanzas de bambú o carritos de lo más variopintos. 
Ofrendas para los muertos en las calles de Hanoi
Si todo ello nos tenía con los ojos abiertos como naranjas, más nos impactó ver a personas agachadas a derecha e izquierda de la calle quemando papelitos, ahí ya no entendimos nada, por lo que nos apuntamos la pregunta para hacérsela el día siguiente a Van, nuestro guía, que seguro iba a tener respuesta. Con todo ello conseguimos nuestro café (a precio de oro) y nos fuimos al canapé, tocaba finalizar dos días de viaje y empezar nuestra estancia vietnamita.

NOTAS a propósito del viaje:
  • Con Xavi hemos etiquetado con #vietnam16im#cambodja16im tweets, fotos y posts para agrupar el diario del viaje. 
  • He convertido cada día de viaje en un post que iré publicando día a día en el blog a excepción de los días 1-2 y 20-21 que irán juntos ya que corresponden al viaje de ida y vuelta a Asia.
  • Si alguien quiere más información sobre el viaje puede solicitármela a través de los comentarios en las diferentes entradas.
En Vietnam siempre se puede comer en la calle,  sólo necesitas el pequeño taburete!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes añadir el post a tu libreta: